De la oficina del Senador Estatal Kevin Eltife

DE DIFUSION INMEDIATA
Abril 23, 2013

Es hora de financiar adecuadamente la vialidad en Texas

El Estado de Texas está en una intersección, y las decisiones que tomemos en esta sesión legislativa afectarán a los tejanos durante muchos años. En los últimos diez años hemos financiado una gran parte de nuestras necesidades viales mediante deuda, la que ahora suma $13 billones. La cantidad de deuda estatal emitida en toda categoría se ha más que duplicado en los pasados diez años. Usted va a escuchar mucha alharaca de que no hemos aumentado los impuestos durante este período, pero yo argumento que esta deuda, junto a sus intereses, es un impuesto a futuras generaciones. Si no hacemos nada en esta sesión legislativa para resolver esta deuda, no será hasta el año 2045 en que terminemos de pagar esta deuda de $27 billones más los intereses debidos por proyectos viales.

Hallar el dinero para pagar la deuda y los intereses nos ha atrasado en el financiamiento necesario para mantener nuestras calles y carreteras y pagar por nuevos proyectos. El Departamento de Transportación de Texas (TxDOT) dice que necesitamos un mínimo de $4 billones más por año para mantener nuestras necesidades viales. Hay varias opciones en la mesa, incluyendo el dedicar los impuestos de venta de automotores a la vialidad, aumentar el impuesto a combustibles, aumentar el pago por registro de vehículos, y mi propuesta, la SJR 47, que permitiría a votantes decidir si aumentar temporalmente el impuesto de ventas y dedicar esos ingresos a nuestra deuda de vialidad. Pero algunos en el gobierno estatal están pidiendo más deuda y creen que pedir prestado $41 billones más en los próximos veinte años sería la solución. Algunos quieren vender bonos con un vencimiento a 100 años. Con índices de interés a un récord bajo es muy fácil para funcionarios electos financiar el gobierno con deuda y evitar el aumento de contribuciones. Hubiera sido mucho más conservador aumentar el impuesto a combustibles hace diez años, indexarlo según la inflación y pagar efectivo por la infraestructura, que endeudarnos en billones de dólares para pagar por proyectos.

Revirtamos el curso y volvamos a una política que sirva a nuestro estado por muchos años: el sistema de pagar sin deudas. Sí, esto significa que necesitamos nuevos ingresos, o sea la temible palabra: impuestos. Cuando fungí como alcalde de la Ciudad de Tyler le pedimos a los votantes aumentar el impuesto de ventas con la promesa de poner a nuestra ciudad en un plan de pagar ajustados a lo que se tiene. Afortunadamente los votantes lo aprobaron, y el programa fue y continúa siendo un gran éxito. El índice del impuesto a la propiedad en la Ciudad de Tyler se redujo a la mitad, la Ciudad paga efectivo por los proyectos, y la deuda en bonos de obligaciones generales de la Ciudad ha sido eliminada.

Este mismo concepto puede funcionar para el Estado de Texas. Siempre debemos buscar métodos más eficaces, recortar el gasto y ahorrar dinero en lo que se pueda. Tengamos un debate abierto y honesto, decidamos la mejor manera de aumentar los ingresos y dejemos de escondernos tras la deuda que solo sobrecarga a futuras generaciones. Debemos hacer lo mejor por informar a los tejanos sobre las necesidades que tenemos y luego hallar la valentía política de terminar con nuestra dependencia en la deuda. Debemos establecer un calendario para poner a TxDOT en camino al 'pago en efectivo' dentro de los próximos cuatro años y fijar una meta para eliminar nuestra deuda estatal en los próximos 15 años.

Debemos enfrentar el hecho de que hemos usado al máximo la tarjeta de crédito estatal y debemos trabajar para pagarla lo antes posible. Hablar sobre impuestos no es fácil; sin embargo, los tejanos apreciarán saber la realidad. La vialidad, como el agua, es crítica para nuestro futuro. Lo más conservador para hacer es fijar hoy un plan para pagar en efectivo y no recargar a futuras generaciones con años de deuda e intereses.


El Senador Kevin P. Eltife (R-Tyler) fue electo al Senado Estatal en 2004, y representa dieciséis condados en el noreste de Texas.

arriba