Noticias del Senado de Texas
Noticias | Archivos | Video en Vivo | Archivos Video | Radio
Junio 21, 2006     (512) 463-0300

Comité considera efecto de servicios de salud mental en el sistema de Justicia en lo Criminal

AUSTIN - El Comité Senatorial de Justicia en lo Criminal recibió hoy testimonio sobre el impacto que tienen los prisioneros y aquellos en libertad condicional que sufren desórdenes mentales en el sistema de prisiones y rehabilitación en Texas.

Según el director del Consejo de Delincuentes con Discapacidad Mental, Sr. Dee Wilson, de una población carcelaria de 650,000 personas en Texas --entre prisioneros y aquellos en libertad condicional o vigilada, más de 120,000 han recibido atención por problemas mentales desde 1985. De éstos, 50,000 sufren que Wilson considera “las tres grandes” enfermedades: esquizofrenia, bipolaridad (maníaco-depresivos) y depresión aguda.

El presidente del comité, Senador John Whitmire de Houston, expresó preocupación por el hecho de encarcelar a gente que debería mejor recibir tratamiento por su condición mental. “Terminamos gastando grandes sumas de dinero para encarcelarlos, cuando convendría mucho más usar el dinero en temas de salud mental. Y creo que eso va a ser gran parte de nuestro informe al vicegobernador y la Legislatura, que no estamos haciendo el trabajo donde deberíamos”, dijo. “Estamos enfrentando atrasos en la ubicación de prisioneros, por lo que estamos viendo de expandir el sistema a un precio muy alto, pero si usamos ese dinero en temas de salud mental podríamos evitar mucho dolor, ayudar a gente que necesita ayuda, y no tener que expandir nuestro sistema de justicia en lo criminal”.

El director auxiliar del Departamento de Servicios Estatales de Salud, Dr. Dave Wanser, dijo que el estado está tomando pasos para dirigir las personas con desórdenes mentales por los canales apropiados. El estado está implementando programas de desvío diseñados para proveer tratamiento a delincuentes que sufren de enfermedades mentales, especialmente delincuentes no violentos que cometen crímenes como producto de su enfermedad. Hay funcionarios creando un modelo de equipo de intervención en crisis que busca poner a delincuentes con desórdenes sicológicos en instituciones de salud mental en vez de cárceles o prisiones.

Wanser agregó que Texas es uno de siete estados que reciben subsidio federal para mejorar la atención de salud mental en el sistema penitenciario. La mayor parte de los fondos, dijo, se invertirá en mejoras de información tecnológica que ayudarán a varias agencias estatales a cooperar entre sí en cuanto a los delincuentes con problemas mentales.

Wanser agregó que el estado estaría mejor servido a largo plazo si logra identificar y tratar a estas personas antes de que entren al sistema de justicia en lo penal, y asegurar que estos delincuentes reciban un tratamiento adecuado al entrar al sistema. “Los ahorros se harían sentir en todo tipo de sistema. Todo, desde salas de emergencia a accidentes de tráfico, a rendimiento en escuelas, reducción de casos de asistencia pública, todo eso se vería beneficiado si invertimos en tratamientos de salud mental y abuso de drogas en la comunidad”, concluyó.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

arriba