Noticias del Senado de Texas
Noticias | Archivos | Video en Vivo | Archivos Video | Radio
Junio 16, 2006     (512) 463-0300

Comité de Recursos Naturales considera futuro uso de agua e impacto de sequías

AUSTIN - El Comité Senatorial de Recursos Naturales recibió hoy testimonio sobre la situación de los recursos de agua en el estado. Expertos de varias agencias estatales encargadas de la administración del agua en Texas declararon sobre cómo se enfrenta el estado a una mayor demanda de agua y recursos de agua decrecientes.

Jack Colley, director de la División de Manejo de Emergencias del despacho del Gobernador y presidente del Consejo de Preparación para Sequías, declaró que el período desde abril del año pasado hasta hoy es el cuarto de mayor sequía en la historia de Texas. El funcionario dijo que la actual sequía afecta al estado en cuatro áreas principales: incendios forestales, agua potable, agricultura e impacto económico.

Colley explicó que la actual temporada de incendios forestales de invierno se extenderá probablemente hasta agosto, porque los pronósticos meteorológicos predicen temperaturas por encima de la media y niveles de precipitación por debajo de la media para esas fechas. Desde noviembre del 2005, los bomberos de Texas han respondido a más de 11,000 incendios forestales, causa de 4 millones de acres quemados, 400 hogares destruidos y 19 muertos. El impacto económico de estos incendios se estima en 61,700,000 dólares.

La sequía ha aumentado la demanda de agua en más de 11,000 sistemas de agua locales, especialmente en el sur y oeste de Texas. La falta de lluvia ha destruido los cultivos de trigo de invierno, informó Colley, y ha producido escasez de heno y otros alimentos para animales. Este déficit se hizo aún más grave cuando el huracán Rita asoló muchos depósitos de heno en el este de Texas.

Colley estima que la sequía más reciente viene costándole al estado cerca de 1.5 billones de dólares, lo que aumentará durante el verano. El funcionario advirtió que el impacto de esta sequía podría competir con el de la sequía histórica de 1998.

Aunque los daños de esta sequía han sido considerables para el estado, Colley dijo que la planificación y creación de un plan de respuesta estatal a sequías en 1998 permitió al estado aliviar el duro golpe a la economía y población de Texas. “Hemos mejorado mucho nuestra capacidad para entender el tremendo efecto de la sequía en fuegos forestales y la economía en general. La manera en que se vence a la sequía, uno no puede hacer llover, no se puede hacer nada como con otros tipos de desastres (naturales). Es el desastre más insidioso por su efecto a largo plazo en la estructura de las comunidades. Lo mejor que se puede hacer es planear, y eso es lo que se hizo en todo el estado”, concluyó.

Larry Soward, director de la Comisión de Calidad Medioambiental de Texas, habló ante el comité del pronóstico sobre el futuro uso de agua en Texas. Estimaciones actuales predicen que la población de Texas se duplicará para el año 2050, lo que producirá un gran crecimiento en la demanda de recursos naturales, especialmente a lo largo de cuencas ribereñas, donde se concentrará el crecimiento demográfico. Esto demandará mejoras en la infraestructura local y estatal de agua.

Uno de los temas más importantes a los que se enfrenta Texas es la reutilización del agua. La mayor parte del agua de superficie del estado proviene del agua residual tratada que retorna a ríos y otras corrientes. En efecto, dijo Soward, alrededor del 60 por ciento del agua de superficie usada en Texas vuelve al sistema de agua en forma de aguas residuales tratadas. Los peces y fauna locales, así como las ciudades corriente abajo de los puntos de liberación de agua tratada, dependen de ésta para un medioambiente sano. Al aumentar la demanda de agua, muchos de los grandes consumidores de agua probablemente solicitarán permisos para reutilizar el agua. En vez de liberar esa agua a los ríos y corrientes, los usuarios reciclarán sus aguas residuales. Esto podría llevar a una severa escasez en áreas fluviales que dependen de las aguas residuales.

Soward dijo que el estado debe empezar a tratar los complejos temas de asignación de agua, desde transferir agua de áreas plenas a áreas pobres en agua, hasta reconsiderar los requisitos y elegibilidad para permisos de reutilización de agua. Enfrentados al crecimiento de la población y a una menor disponibilidad de agua, Soward dijo que los legisladores deben tratar las necesidades en el uso de agua lo más rápido posible. “Estos temas son muy importantes para el futuro de Texas como para no seguir trabajando diligentemente por un consenso en su efectivo tratamiento. La necesidad de planear conciente y suficientemente las demandas de agua de una Texas en rápido crecimiento es indudable”.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

arriba