Noticias del Senado de Texas
Noticias | Archivos | Video en Vivo | Archivos Video | Radio
11 de marzo, 2004     (512) 463-0300

Residentes de Big Bend se oponen a planes para vender agua del área

El Subcomité Senatorial de Renta de Derechos de Agua se trasladó hoy a Marfa para escuchar la opinión de residentes locales sobre planes existentes que venderían parte del agua subterránea de esa región del estado. La gran mayoría de los doscientos residentes y funcionarios públicos asistentes declararon que toda propuesta para vender agua inmediatamente era prematura.

La venta de agua ha sido un tema controversial en Big Bend, más cuando el Departamento de Tierras Públicas o GLO (General Land Office) está considerando vender ciertos derechos de agua del área a la compañía privada Río Nuevo, para su reventa. La propuesta fue criticada por el Senador Eliot Shapleigh, quien dijo que el estado necesita examinar detenidamente el tema y que no se puede perjudicar a una región de Texas para proveer agua a otra. El presidente del comité, Senador Frank Madla, dijo que antes de que el comité diseñara recomendaciones para consideración de la próxima Legislatura, tendría que consultarse con el Vicegobernador David Dewhurst, agregando que los residentes locales tendrían la oportunidad de dar su opinión sobre tales recomendaciones, y que será “un proceso abierto, hasta el final”.

La primer testigo en declarar fue Kathleen Hartnett White, Presidenta de la Comisión de Calidad Medioambiental de Texas, quien describió la propuesta para rentar derechos de agua. White dijo que GLO propuso esta renta por su función de aumentar al máximo los ingresos devengados por tierras estatales, de la misma manera que renta tierras para la producción de gas y petróleo. Ella dijo reconocer que el agua es más que un simple recurso, y que su mayor responsabilidad es “preservar y proteger” este recurso para todos los tejanos, aunque esto entra en conflicto con la responsabilidad de GLO de aumentar los ingresos.

White también señaló que la región del Big Bend sufría su décimo año de continua sequía, con la producción ganadera reducida a más de la mitad, y que “ . . . que el estado de Texas transfiera agua subterránea a una entidad privada . . . no entiendo porqué hay tanto apuro para hacer esto”. En respuesta a una pregunta del Senador Shapleigh, ella afirmó que toda transferencia de agua devaluaría las propiedades, disminuyendo así los ingresos de impuestos para escuelas públicas y aumentando aún más la carga impositiva de los contribuyentes del estado.

Janet Adams, Gerente General de tres Distritos de Aguas Subterráneas de Texas occidental, explicó luego lo que están haciendo estos distritos para asegurar la distribución equitativa de agua en la región. Algunos de los proyectos incorporan medidores en pozos individuales, lo que, según dijo, no se hace en la mayor parte de Texas. En cuanto a propuestas para vender agua de tierras estatales, ella aclaró que no hay suficiente información para determinar cuánto podría perjudicar a la región oeste de Texas, y que hasta que no se disponga de esa información, sus distritos se oponen al plan.

Stephen Hartman, Director Ejecutivo de Tierras de la Universidad de Texas (UT), anunció que desde 1957, el Sistema UT ha vendido agua de sus tierras a Midland y otros gobiernos locales. Hartman agregó que antes de vender agua, UT documenta cuidadosamente los recursos disponibles para minimizar potenciales problemas y asegurar el mantenimiento de la provisión local de agua. Una diferencia entre el método de UT y la propuesta de GLO es que UT trata directamente con los consumidores del agua en vez de pasar por terceras partes. Hartman dijo que UT opera de esta manera porque es más lucrativo.

Durante el testimonio público, el Juez del Condado Presidio Jerry Agan declaró que los funcionarios electos estaban unidos en oposición de los actuales planes de transferir agua a otras áreas del estado, agregando: “Si a usted se le termina el gas o petróleo, puede ir a buscar a otro lado, si se le termina el agua, está muerto . . . no tenemos idea de los efectos a largo plazo que resultarían de transferir agua del oeste de Texas”.

El Alcalde de Marfa Oscar Rice Martínez fue el siguiente testigo, diciendo que la compañía Río Nuevo “lo manejó mal desde el principio. Si querían comprar hubieran venido a hablar con nosotros primero . . . el agua no le pertenece a GLO”.

John Poindexter declaró que el plan de Río Nuevo posiblemente revertiría el reciente crecimiento económico del área. Y agregó que la creciente población en la región demostraba la necesidad de toda el agua disponible, y que si GLO se lleva el agua el valor de las tierras estatales en Big Bend caería en picada, demostrando que la agencia no protege bien las tierras estatales. Poindexter dijo que aunque el estado podría obtener 70 millones de dólares de la venta de agua, perdería cientos de millones en la depreciación de la tierra.

Bart Medley, un abogado de Fort Davis, dijo: “. . . venir al desierto en busca de agua es como ir a New York buscando paz y tranquilidad. No tiene sentido”. Medley describió cómo la región dependía del agua existente para el agro y la empresa. Y agregó que antes que GLO decida vender recursos, debería averiguar qué recursos hay para vender, y que esto no se ha hecho. También criticó a la empresa Río Nuevo por no decir adónde vendería el agua. El pidió un estudio estatal realizado por una agencia imparcial, fuera de GLO.

El Subcomité Senatorial de Renta de Derechos de Agua está presidido por el Senador Frank Madla de San Antonio. Los miembros restantes son los Senadores Robert Duncan de Lubbock, Troy Fraser de Horseshoe Bay, Eddie Lucio Jr. de Brownsville y Eliot Shapleigh de El Paso. El comité levantó la sesión sujeto al llamado de su presidente.

Vea el video de sesiones y audiencias desde la página Archivo de Audio y Video.

arriba