Senadora Jane Nelson
P.O. Box 12068, State Capitol
Austin, Texas 78711
Tel. (512) 463-0112
Fax (512) 463-0923

DE DIFUSION INMEDIATA
5 de octubre de 2001
Contacto: Dave Nelson
(972) 724-0066

El enfoque en la amenaza bioterrorista comenzó antes de los ataques

Los recientes ataques terroristas en Nueva York y Washington D.C. nos han causado a todos inmensa tristeza y bronca. También ha hecho que nos preguntemos qué otros actos podrían darse, y qué acción podemos tomar para prevenir tragedias adicionales.

La posibilidad de un ataque terrorista que use agentes biológicos o químicos ha sido una preocupación mencionada repetidamente desde el día de los ataques. Pero el tema del bioterrorismo ha estado en la mira de oficiales de seguridad pública durante años.

Antes de la sesión legislativa del 2001, el Comité Senatorial de Servicios de Salud celebró audiencias públicas en toda Texas y escuchó ideas de epidemiólogos, doctores, personal de respuesta a emergencias, oficiales de hospitales y otros, sobre cómo podemos proteger mejor a los tejanos de ataques bioterroristas.

Después de escuchar a numerosos expertos, el comité recomendó varias medidas, incluyendo el entrenamiento de trabajadores de la salud para que puedan identificar rápidamente síntomas de una infección biológica, el aumento en la disponibilidad de vacunas y el desarrollo de un sistema de rápida respuesta que involucre a agencias estatales y locales.

Como presidenta del comité, introduje el Proyecto de Ley Senatorial 94 requiriendo a toda municipalidad en Texas a formular un plan detallando cómo respondería su comunidad a un acto terrorista biológico, y ordenándoles enviar el plan al Departamento de Salud de Texas (TDH). La medida fue aprobada unánimemente por el Senado, pero la Cámara de Representantes no consiguió aprobarla antes del fin de la sesión legislativa. Voy a reintroducir esta tan necesaria legislación en la próxima sesión.

Los tejanos pueden confiar en que los funcionarios estatales y locales han estado vigilantes desde el ataque. El TDH activó inmediatamente un equipo de especialistas de respuesta al bioterrorismo y emitió un boletín para toda agencia de salud pública, hospital y centro de salud en Texas –una alerta que arribó aún antes de la del Centro Nacional de Control de Enfermedades.

El equipo de respuesta ha estado preparado las 24 horas del día desde el ataque, y las agencias de salud locales han sido instruídas a reportar toda actividad sospechosa, revisar y actualizar su información de contacto y sus planes de respuesta a desastres.

Como vimos por la rápida acción de los bomberos y equipos de rescate en Nueva York, una rápida respuesta local es clave para salvar vidas. El número de muertos hubiera sido mucho más devastador si no hubiera sido por los actos heroicos de tantos oficiales de seguridad pública. Es por eso que es tan importante que nuestras comunidades locales desarrollen un plan de respuesta al terrorismo biológico.

Muchas de las áreas metropolitanas en nuestro estado comenzaron a trabajar en iniciativas contra el bioterrorismo después del altamente publicitado incidente del gas sarín en el sistema de subterráneos en Japón. Aquí en el norte de Texas, el tema recibió mayor atención después que un individuo de Lewisville fuera arrestado por amenazar al público con ántrax en correspondencia. Ese arresto sucedió aproximadamente dos años después que trabajadores postales en un centro de distribución de correspondencia en Coppell descubrieran un frasco con el rótulo “Usted se acaba de contaminar con ántrax”.

Recemos porque nunca tengamos que poner en acción un plan de respuesta al bioterrorismo. Pero los tejanos tendrían que estar más tranquilos sabiendo que líderes con diversas especialidades han estado examinando el tema desde mucho antes del 22 de septiembre.

Particularmente, yo me siento segura sabiendo que Texas está bendecida con algunos de los médicos más brillantes y los más dedicados equipos de emergencia y seguridad pública en el país.

La Senadora Nelson lideró el estudio interino 2000 sobre investigación biogenética en Texas, como presidenta del Comité Senatorial de Servicios de Salud. Ella representa parte de los condados Tarrant, Denton, Dallas y Ellis.

Top