Senadora Jane Nelson
P.O. Box 12068, State Capitol
Austin, Texas 78711
Tel. (512) 463-0112
Fax (512) 463-0923

COLUMNA DE OPINION
6 de junio de 2000
Contacto: Dave Nelson
(972) 724-0066

Los tejanos asumen y merecen la confidencialidad

Nos interrumpen a la hora de la cena con rápidos parloteos tratando de vendernos algo. Inundan nuestras computadoras personales con correo no solicitado y mensajes instantáneos. Nos bombardean con ofertas especiales por correo.

En un tiempo éstas eran las quejas más comunes que recibía yo en mi oficina del Senado, de parte de tejanos cansados de las tácticas intrusas de la comercialización directa. Ahora esas quejas parecen minúsculas comparadas con las últimas violaciones a la privacidad que están siendo reportadas.

Hoy somos acosados por telemarketers que parecen tener resmas de información sobre nosotros. Parecen saber qué clase de automóvil manejamos, las condiciones de nuestras hipotecas, nuestros hábitos de compra, nuestro estado civil y otra información personal.

Desafortunadamente, el negocio de la invasión de la privacidad está floreciendo en Texas. Todo posible identificador que tengamos --nuestros números del seguro social, nuestras últimas compras con tarjetas de crédito, los nombres de los sitios web que visitamos, los tipos de medicina que nuestro doctor nos receta--es ahora una mercancía lucrativa.

Todos hemos oído de la comercialización enfocada --grupos de personas separados geográficamente como posibles compradores de ciertos productos o servicios. Cuando antes éstas eran categorías amplias, hoy la comercialización puede llegar a enfocarse en un individuo y su familia.

Por ejemplo, ciertos beneficios a gerentes de farmacias, o PBMs, son notorios por pasar listas de pacientes con los nombres de las medicinas recetadas que están tomando.

En un caso, una mujer de Austin recibió una carta aconsejándola a buscar tratamiento para la depresión. La carta --con membrete conjunto del PBM y el empleador de la mujer--citaba su uso de antidepresivos, aunque esta droga le había sido recetada solo por un insomnio post-menopáusico.

Un artículo de Associated Press reportó que mientras nuestros hijos se mueven por el Internet, cada uno de sus movimientos puede ser seguido y analizado por investigadores de marketing. Hay informes de que hasta les ofrecen obsequios a los adolescentes a cambio de información sobre sus padres.

Es una vergüenza que nuestras agencias estatales también estén involucradas en esto. Cuando registramos nuestros vehículos, nuestros nombres y direcciones son muchas veces vendidos a negocios que tratan de vendernos garantías para nuestros automóviles.

Producto de una creciente preocupación entre los tejanos sobre estas violaciones a nuestra privacidad, el Comité Senatorial de Servicios de Salud y el Comité Senatorial de Desarrollo Económico se reunieron juntos el mes pasado para examinar las actuales leyes estatales y federales sobre confidencialidad, así como para escuchar el testimonio invitado de representantes de industrias claves y de aquellos que abogan por los consumidores.

Hubieron muchas perspectivas diferentes, pero todos los que testificaron estuvieron de acuerdo en un punto: los tejanos asumen y merecen un nivel de confidencialidad, especialmente con respecto a sus datos médicos y medicinas recetadas.

Por eso me quedé pasmada cuando uno de nuestros testigos sugirió que frente a toda esta invasión a la privacidad, nosotros en la Legislatura de Texas no estamos haciendo nada para proteger la confidencialidad de pacientes.

En realidad, la sugerencia fue que esperemos hasta el año 2003 para actuar, para así dejar que el gobierno federal tome una decisión por nosotros. Yo desapruebo esto enérgicamente, especialmente al considerar que:

No estoy preparada para dejar el destino de nuestra información más personal en manos del gobierno federal. Más importante, no estoy preparada para cruzarme de brazos mientras continúa el asalto a nuestra privacidad.

La testigo que sugirió que no tomemos ninguna acción para protestar la invasión a la privacidad, la abogada de Austin Elizabeth Rogers, dijo que cuando tratemos temas concernientes a la confidencialidad médica, la paciencia debería ser la consigna legislativa en la próxima sesión.

Mi consigna la próxima sesión serán los pacientes y su derecho a la confidencialidad.

La Senadora Nelson es Presidenta del Comité Senatorial de Servicios de Salud y representa al Distrito Senatorial 12, que incluye parte de los condados Dallas, Denton, Ellis y Tarrant.

Top