Comunicado de prensa del Senador Estatal Mike Jackson

De difusión inmediata
27 de junio, 2002
Contacto: Beth Black, (512) 463-0111

Bajo la cúpula

La actividad física siempre ha sido una parte importante de la niñez. Juegos como la mancha y la pelota, nadar en la piscina más cercana o subirse a los árboles son unas de las memorias más comunes cuando se piensa en esos días activos y despreocupados.

Desafortunadamente, la niñez no es como era antes. Muchos padres sienten que ya no hay lugares seguros para que sus hijos jueguen, especialmente en las ciudades. Los padres ocupados en sus carreras tienen menos tiempo para actividades al aire libre con sus hijos. Como resultado, los niños pasan la mayor parte de su tiempo libre en frente del televisor o jugando cada vez más juegos de computadoras.

Así como los niños hacen menos ejercicios después de la escuela, la actividad física durante el día escolar también ha disminuido. Los niños pasan más y más tiempo dentro de las aulas, sentados frente a su escritorio, y cada vez menos tiempo haciendo ejercicios, que necesitan desesperadamente según coinciden los expertos.

El resultado de esto es innegable. Estudios muestran que esta generación es dos veces más obesa que la anterior. El Cirujano General de los EEUU declaró recientemente que ésta es “probablemente la generación más sedentaria en la historia del mundo”, agregando que la eliminación de programas de educación física en las escuelas a nivel nacional es en parte culpable.

Afortunadamente, Texas ha tomado un gran paso para tratar el problema de la obesidad infantil. El año pasado, la Legislatura aprobó una medida que permite a la Junta Estatal de Educación requerir hasta 30 minutos diarios de actividad física de kinder a 6° grado. Estoy orgulloso de haber apoyado esta importante legislación. La junta aprobó finalmente en marzo el requisito de 30 minutos diarios ó 135 minutos semanales de actividad física. La regla entrará en vigor durante el año escolar 2002-2003.

Organizaciones de salud elogiaron esta acción inmediatamente. Un experto en diabetes dijo que 30 minutos diarios de ejercicio reduce la posibilidad de diabetes en un 15 por ciento. También se piensa ampliamente que una mayor actividad física mejora los resultados en el aula. Se pierden menos días por enfermedad, y aumenta el nivel de energía y seguridad en sí mismos cuando los estudiantes ejercitan su cuerpo en desarrollo.

Aunque la regla aprobada por la Legislatura y la Junta es un paso importante para proveer un futuro más sano a los niños de Texas, yo aconsejo a los padres tomar un papel activo este verano en preparar a sus hijos para el año escolar venidero. El verano trae días más largos para salir y jugar con sus hijos. Aprovechemos este momento y ayudemos a asegurar una buena salud para nuestros niños.

arriba