De la oficina del Senador Estatal Kel Seliger

COLUMNA DE OPINION
De difusión inmediata

Enero 3, 2011
CONTACTO: Gina Dowdy, (806) 374-8994

Fijando límites
por el Senador Estatal Kel Seliger

El senador estatal y luego embajador Teel Bivins dijo una vez que la redistribución de distritos electorales es la actividad más partidista y polémica a la que estuvo expuesto durante sus años en el Senado. Ni este hecho ni el que durante por lo menos una generación la redistribución de distritos ha tenido más que ver con juicios que con legislación, motivaron al vicegobernador a elegirme para presidir el Comité Senatorial Selecto de Redistribución este año. Yo creo.

El Artículo I, Sección 2 de la Constitución de Estados Unidos y provisiones estatales correspondientes disponen que después de cada censo de década, las 435 bancas de la Cámara de Representantes Nacional sean distribuidas por fórmula entre los 50 estados. Cada estado tendrá que después ajustar los límites políticos de acuerdo a las nuevas cifras del censo.

El Censo del 2010 resultó en un total de casi 309 millones de estadounidenses y un poco más de 25 millones de tejanos. La redistribución electoral es el proceso legislativo de adaptar los límites geográficos de distritos del Congreso y la Legislatura Estatal para llegar a un número de habitantes casi idéntico entre distritos. Éste es el proceso por el cual nosotros, la Legislatura 82º, diseñará distritos del Congreso que contengan alrededor de 698,000 habitantes cada uno, distritos del Senado Estatal con alrededor de 811,000 residentes cada uno y distritos de la Cámara de Representantes de Texas con alrededor de 168,000 habitantes cada uno.

¿Qué nos dicen estos números? Recibimos la información demográfica inicial para Texas de la Oficina de Censos de EE.UU. el 21 de diciembre. Esta información, sin embargo está lejos de ser todo lo que necesitamos para trazar los límites, pero es muy importante. Indica que Texas tendrá cuatro nuevos congresistas nacionales, y estados como Louisiana, Illinois, Michigan, Ohio y New York perderán una o dos bancas ante estados del oeste y sur. Esto es una buena noticia para Texas porque significa que habrá 36 hombres y mujeres en Washington D.C. con los intereses de nuestro estado entre sus mayores prioridades, mientras que hoy nos representan 32 miembros. Pero no será hasta alrededor de mediados de febrero y el plazo estatutario del 1º de abril que sabremos exactamente en qué condados, precintos y hasta manzanas de ciudades viven los tejanos.

Será también en ese tiempo que sabremos la composición étnica de esa población, para poder diseñar los mapas que cumplan los requisitos de la ley y que sean justos. Texas es uno de varios estados que deben cumplir con las Secciones 2 y 5 del Acta Federal de Derecho al Voto de 1965. Mientras todo estado en la Unión debe cumplir con la Sección 2 del Acta, Texas debe obtener aprobación del Departamento de Justicia de EE.UU. o las cortes federales, como lo requiere la Sección 5 del Acta. Generalmente hablando, el Acta de Derecho al Voto dispone que los distritos no pueden ser diseñados de manera que priven a un grupo minoritario de la oportunidad de elegir un representante de su elección. El Acta también dicta que miembros de un grupo minoritario no pueden ser amontonados de tal manera en un distrito que sean privados de la oportunidad de influenciar los resultados políticos de un distrito adyacente.

Estos requisitos legales, tanto en estatutos como en precedentes judiciales, enmarcan uno de los principios que rigen este proceso. Debemos tener un proceso y un producto que sea legal. A mí ya me informaron que si no se logra la meta específica de un grupo, iniciarán juicio. No puedo determinar todavía si las cifras importantes alcanzarán esa meta, pero debemos asegurar al desarrollarse el proceso y diseñarse los mapas, de que se diseñen atentos a la ley. Con ese fin, nuestro comité ha conseguido una de las mejores asesorías legales disponibles, y es mi intención escucharlos cuidadosamente.

Ser justos significa algo diferente para cada observador. En nuestras audiencias de acercamiento alrededor del estado, escuchamos que lo justo significa igualdad de proporción. Por ejemplo, si el 60 por ciento de los cuatro millones de nuevos ciudadanos en el estado son latinos, entonces esa proporción debería estar reflejada en los mapas. Para alguna gente, lo justo requeriría que todos los ciudadanos de una municipalidad sean representados por el mismo congresista, senador estatal o diputado estatal, en lo posible. Un participante pensó que solo sería justo si el área determinada es representada por el miembro titular del Congreso, y otro grupo afirmó que un barrio y el centro vecinal que es el foco social de ese área deberían estar en un mismo distrito. Habrá muchas discusiones de “comunidades de interés común” y cómo deben agruparse. Éstas pueden incluir comunidades vecinales y áreas de actividad económica común.

Yo creo que este proceso será más transparente e interactivo que nunca. Texas usa un software patentado llamado RED APPL para diseñar los mapas y mantiene un registro estadístico de cada línea y cambio. Habrá estaciones de trabajo disponibles al público en el Complejo del Capitolio, junto a asistencia de los expertos del Consejo Legislativo, para que el público pueda diseñar mapas y someterlos a consideración como harán los miembros de la Legislatura.

Aunque algunas de las motivaciones que afloran durante el proceso pueden parecer mezquinas, el resultado final es importante. Será un mapa que determine quién representa a los tejanos en el Congreso Nacional y en la Legislatura Estatal por los próximos diez años.

Top