Columna de opinión
de la oficina del Senador Estatal Craig Estes, Distrito 30

De difusión inmediata
Abril 22, 2013
Contacto: Liz White
Tel: (512) 463-0130

Contrarrestar el ataque regulativo de Washington D.C.

Los americanos están bajo el constante ataque de las decenas de miles de burócratas federales armados de cientos de miles de páginas de regulaciones de gran-gobierno que controlan aparentemente todo. Este ataque tiene un precio muy alto. El Wall Street Journal informó en 2011 que las regulaciones federales le cuestan a la economía americana $1.75 trillones por año. Encima de eso, el Presidente Obama emitió 106 grandes regulaciones federales nuevas en sus primeros tres años en el cargo, que han agregado más de $46 billones al año en nuevo gasto. Estas regulaciones no son solo impresionantes en su costo sino también en su extensión. Tomen por ejemplo el Acta de Protección al Paciente y Atención Médica Económica. Cuando se aprobó Obamacare hace tres años, tenía 2,700 páginas. Como si no fuera lo suficientemente larga, los burócratas han escrito desde entonces más de 20,000 páginas de regulaciones. Si esas páginas se pusieran en una pila, tendrían siete pies de alto y pesarían más de 300 libras.

El peso de estas regulaciones y otras como ella, sin embargo, es mucho mayor en creación de empleo, inversión de empresas y crecimiento económico. En 2011, las regulaciones de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) forzaron a cerrar varias centrales energéticas aquí en Texas, eliminando 500 empleos. Ese mismo año, los Asociados Nacionales de Investigaciones Económicas (NERA) usaron las propias cifras del gobierno federal para hallar que las regulaciones propuestas por EPA bajo Obama le costarían al país más de 180,000 empleos entre el 2013 y el 2020.

Todo esto indica que en Texas tenemos que hacer algo para defendernos del ataque regulativo presentado por el Presidente Obama y los burócratas federales en Washington D.C. A nivel estatal, hemos trabajado muy duro creando un ambiente pro-negocios para cruzarnos de brazos. No ha sido siempre fácil mantener los impuestos bajos y las regulaciones razonables, pero ha valido la pena. Los impuestos bajos y las regulaciones razonables son parte de la razón por la que cuatro ciudades de Texas están en la lista de la revista Forbes entre las diez ciudades de mayor crecimiento. La gente quiere vivir en Texas porque no le decimos cómo tiene que vivir. Aunque Texas ha hecho un buen trabajo, podemos hacer más.

Un área en la que podemos hacer más es la de municipalidades. En toda Texas, los gobiernos municipales están imponiendo una alarmante tendencia de regulación de negocios que no habíamos visto antes. Esto está creando un rompecabezas de regulaciones municipales que está ahorcando a los negocios pequeños y medianos que carecen de un ejército de abogados necesarios para cumplir con las potencialmente cientos de maneras diferentes de regular la misma cosa. Se destruyen empleos y los negocios no se expanden porque se pierde un valioso tiempo y dinero en entender cómo cumplir con las diferentes maneras en que Austin, Dallas, Houston, San Antonio, El Paso y muchas otras ciudades en el estado eligen cómo regular algo. En algunos casos la uniformidad debe superar al control local, especialmente cuando se requiere uniformidad para crear empleos y hacer crecer la economía. Las ciudades deberían continuar gobernándose por sí mismas, pero no a expensas de la creación de empleo y el crecimiento económico.

Es por esto que introduje la SB 1466, para prohibir que las ciudades adopten o hagan cumplir ordenanzas a ciertos negocios que ya están sujetos a la regulación estatal. En muchos casos, si un negocio ya está regulado por el estado, no necesita ser regulado por la ciudad también. Para crecer y crear empleos, los negocios necesitan la predictibilidad y estabilidad regulativa dada por la uniformidad en las leyes de todo el estado. Tal vez la mejor manera de progresar en la economía es que el gobierno reduzca su burocracia prohibiendo los innecesarios niveles duplicados de regulaciones dañinas. Mi propuesta, la SB 1466, haría justamente eso. Dicho simplemente, por lo que está pasando en Washington D.C., Texas necesita hacer lo que pueda para sacar al gobierno del camino y dejar que los creadores de empleo hagan lo que hacen mejor: ¡crear empleos! Cuando eso suceda, la ingenuidad y ética laboral de América se encargará del resto. Siempre lo ha hecho.


Estes representa a casi 820,000 residentes del Distrito Senatorial 30, el que incluye la totalidad de los condados Archer, Clay, Cooke, Erath, Grayson, Jack, Montague, Palo Pinto, Parker, Wichita, Wise y Young, y parte de los condados Collin y Denton.

arriba