Columna de opinión
de la oficina del Senador Estatal Craig Estes, Distrito 30

De difusión inmediata
Mayo 25, 2009
Contacto: Jody Withers
Tel: (512) 463-0130

Ampliar el permiso para portar armas en universidades

Es hora de que hablemos claro sobre nuestro derecho a portar armas decretados en la Segunda Enmienda. ¿Cuándo empezamos a ignorar los hechos y asumir que los más peligrosos entre nosotros son los que ya pasaron por averiguación de antecedentes, entrenamiento requerido por el estado y licencia para portar armas?

Aunque yo respeto que la oposición opine que no se deberían permitir armas ocultas en universidades, puede resultar sorprendente para algunos saber que la ley estatal ya permite las armas ocultas en universidades, siempre y cuando no se ingresen a edificios.

Yo rechazo el concepto de que una persona con licencia para portar armas tiene más posibilidad de ser una amenaza para sus profesores o compañeros. Los opositores están enfocándose en el temor de estudiantes tirándole a profesores por una mala nota, o matando a una ex novia por un conflicto. Y nos recuerdan que el alcohol y las armas no van bien juntos, razón por la cual la ley estatal prohíbe que el que porta armas consuma alcohol mientras lo hace.

Estos argumentos contra la ampliación del derecho a portar armas en universidades son curiosamente familiares. Cuando el estado aprobó por primera vez la ley de portar armas ocultas, los opositores pronosticaron olas de violencia armada con tiroteos en las calles como en el viejo oeste. Lo que pasó fue lo que nosotros esperábamos que pasara. Cuando uno confía el derecho a portar armas a ciudadanos que respetan la ley, ellos continúan respetando la ley.

Yo creo que la ley de armas ocultas en nuestro estado ha dado mas seguridad a nuestros ciudadanos. Yo creo que las personas con licencia para portar armas -- que son mayores de 21 años, han pasado por averiguación de antecedentes y completado el entrenamiento y obtenido la licencia requeridos por el estado-- serán tan responsables con sus armas en las universidades como en cualquier otra área donde hoy se permite portar armas ocultas.

Yo creo que los presidentes de nuestras universidades son genuinos en su preocupación por la seguridad de la institución, y yo respeto su opinión. Todos confiamos en la policía de nuestras universidades y la policía local que hace un muy buen trabajo al proteger a nuestros estudiantes, personal y profesorado.

El tema, sin embargo, no es si la policía local es efectiva en proteger al público. El tema es el derecho constitucional de las personas a defenderse en los minutos críticos anteriores a la llegada de la policía.

Cuando el gobierno limita los derechos de ciudadanos debe ser por razones valederas; yo no creo que el gobierno tenga razones valederas, dados los hechos y nuestra experiencia, para continuar prohibiendo el portar armas ocultas legales en edificios universitarios.

El Senador Estatal Craig Estes es presidente del Comité Senatorial de Agricultura y Asuntos Rurales, y representa al Distrito Senatorial 30, que cubre los condados Archer, Baylor, Clay, Collin (parte), Cooke, Denton (parte), Grayson, Jack, Montague, Parker, Palo Pinto, Shackelford, Stephens, Throckmorton, Wichita, Wilbarger, Wisey Young.

arriba