Columna de opinión
de la oficina del Senador Estatal Craig Estes, Distrito 30

De difusión inmediata
Abril 23, 2008
Contacto: Jody Withers
Tel: (512) 463-0130

Enseñanza de la Biblia en escuelas públicas

“David y su Goliat de ambición”. Así se titulaba un artículo sobre el Vicegobernador David Dewhurst durante la última sesión de la Legislatura de Texas. Sin ningún conocimiento o entendimiento de la historia bíblica de David y Goliat, el título tenía poco o nada que ver con la impresión que buscaba obtener. Sin pensarlo dos veces, el reportero o editor que creó el título demostró que la influencia literaria de la Biblia va mucho más allá de los domingos a la mañana.

La Legislatura de Texas aprobó una medida, que promoví con orgullo en el Senado, para requerir a escuelas públicas ofrecer un curso electivo académico y no devoto sobre el texto bíblico, si el curso es solicitado por 15 estudiantes o más entre los grados 9º y 12º. Este curso electivo intenta promover la educación bíblica para entender y apreciar totalmente nuestros escritos históricos y referencias contemporáneas.

Hay muy poco debate serio sobre la importancia del conocimiento bíblico para entender los fundamentos de la civilización occidental, la historia de América y la cultura contemporánea. Los escritos y discursos políticos, cívicos y literarios de América incluyen referencias directas e indirectas al texto bíblico. Un estudio académico halló tanto como 1,300 referencias bíblicas en el trabajo completo de William Shakespeare.

El debate no se centra en el valor del entendimiento bíblico para ser una persona preparada, sino en que si tal estudio puede lograrse sin violar la causa de estado laico en la Primer Enmienda de la Constitución de EEUU. La Corte Suprema, al fallar en contra del rezo en escuelas públicas, dio lugar a la instrucción académica siempre y cuando “se presente objetivamente, como parte de un programa secular de educación”, para citar al Juez Tom C. Clarke. Por lo tanto, está permitido estudiar la historia de David y Goliat, entendiendo la convicción del escritor judío sobre el papel de Dios en ese evento, aunque no se le pida a los estudiantes que compartan esa convicción.

Este tema de adoctrinamiento no está limitado a cursos de estudio religioso. A algunos conservadores les preocupa que profesores de ciencias políticas puedan adoctrinar en posiciones liberales, como a los capitalistas de libre mercado podrían preocuparles que profesores de economía trasmitan un aprecio por el socialismo o comunismo. Y, por supuesto, mucha gente de fe cree en la explicación religiosa de la existencia humana mientras que el sistema de educación pública solo provee una explicación no religiosa. Confiamos en que nuestros maestros enseñan sus temas en política, economía y ciencias de una manera integral y sin doctrinas, y no hay razón para creer que un maestro al que se le confía la enseñanza de la Biblia sea menos profesional en su trabajo.

En una historia de tapa de la revista Time de abril del 2007, el escritor responde a si la Biblia debería enseñarse en escuelas públicas con un simple: “sí, pero con cuidado”. El tema del artículo era insistir en la enseñanza sin la prédica. Esa es la diferencia entre un curso sobre la Biblia como electivo en escuelas públicas y el que se imparte el domingo a la mañana. Los críticos que se oponen a la enseñanza de la Biblia deberían unirse para ser guardianes contra el adoctrinamiento y ayudar a dar forma a una presentación secular, en vez de simplemente ser un “Goliat” en oposición al conocimiento bíblico.

Yo apoyo totalmente la prohibición constitucional contra el adoctrinamiento religioso como ciudadano, padre y legislador; sin embargo, no debería ser un instrumento para terminar o prohibir en escuelas públicas el estudio académico del libro best-seller de mayor influencia en la historia mundial.

El Senador Estatal Craig Estes (R-Wichita Falls) es presidente del Subcomité Senatorial de Agricultura, Asuntos Rurales y Recursos Costeros, y representa al Distrito Senatorial 30, compuesto por los condados Archer, Baylor, Clay, Cooke, parte de Collin, parte de Denton, Grayson, Jack, Montague, Palo Pinto, Parker, Shackelford, Stephens, Throckmorton, Wilbarger, Wise, Wichita y Young.

arriba