Comunicado de Prensa
de la oficina del Senador Estatal Craig Estes, Distrito 30

De difusión inmediata
Febrero 15, 2008
Contacto: Jody Withers
Tel: (512) 463-0130

Elecciones internas en Texas prueban ser cruciales

Con 34 votos electorales, Texas es el segundo mayor premio para los candidatos presidenciales de cara a noviembre. Históricamente, sin embargo, Texas ha tenido poca influencia en la selección de los candidatos para noviembre. Bueno, este año hay un gran cambio.

A menos que ocurra algo dramático en las próximas semanas, tanto las nominaciones a presidente de republicanos y demócratas seguirán irresueltas cuando los tejanos comiencen la votación preliminar el 19 de febrero, siendo el 4 de marzo el día de las elecciones internas.

Por el lado republicano, el Senador John McCain tiene una clara delantera entre los delegados, pero continúa trabajando por el 1,191º delegado necesario para garantizar la nominación. Sin embargo, el ex Gobernador Mike Huckabee no está mostrando señales de abandonar el ruedo antes que uno de los candidatos asegure la nominación en las internas. Aunque no es matemáticamente posible que el Gobernador Huckabee llegue a los 1,191 delegados en las internas y caucus restantes, puede negarle al Senador McCain sus delegados necesarios y extender la pelea por la nominación hasta la Convención Nacional Republicana.

Del lado demócrata, la Senadora Hillary Clinton y el Senador Barack Obama enfrentan una reñida lucha que podría hacer de Texas un estado crítico en la la nominación del candidato del partido. Los comentaristas políticos aseguran que la Senadora Clinton debe ganar Texas y Ohio, que también tiene la interna el 4 de marzo, para permanecer viable en la carrera electoral.

Así como la lucha por las respectivas nominaciones es sustancialmente diferente, también lo es el proceso de seleccionar delegados.

Por los republicanos, hay 140 delegados en juego, con 41 determinados por el voto a nivel estatal y 96 dados a cada uno de los 32 distritos del Congreso, y tres delegados no comprometidos. Si un candidato gana una mayoría del voto estatal y una mayoría del voto en cada distrito del Congreso, ese candidato recibirá todos menos los tres delegados no comprometidos. Sin embargo, si ni McCain ni Huckabee, y no nos olvidemos del Congresista Ron Paul, logran ganar la mayoría, entonces los delegados se asignan proporcionalmente a cada candidato que recibe por lo menos el 20 por ciento de los votos.

En los demócratas, el proceso es más complicado, con un total de 228 delegados disponibles pero solo 126 de esos delegados son comprometidos en la interna del 4 de marzo. Y, en vez de dividir igualmente esos delegados entre los 32 distritos del Congreso, esos 126 delegados son divididos entre los 31 distritos senatoriales del estado. Otros 67 delegados son elegidos en la convención estatal más tarde, con el resto de delegados, conocidos como super delegados, en base a su posición o servicio al Partido Demócrata.

Las internas de Texas están probando ser cruciales tanto para republicanos como para demócratas, para asegurar la nominación o sobrevivir para seguir luchando. Una cosa es segura: Texas es hoy un importante jugador en la selección del próximo presidente de Estados Unidos a partir del 19 de febrero, y tendrá esa distinción hasta el 4 de noviembre, cuando la nación tenga sus elecciones generales.

El Senador Estatal Craig Estes (Wichita Falls-R) representa al Distrito Senatorial 30, integrado por los condados Archer, Baylor, Clay, Cooke, parte de Collin, parte de Denton, Grayson, Jack, Montague, Palo Pinto, Parker, Shackelford, Stephens, Throckmorton, Wilbarger, Wise, Wichita y Young

arriba