Senador Craig Estes
El Senado del Estado de Texas - Distrito 30

De difusión inmediata
19 de febrero de 2003
Contacto: Lewis Simmons
Tel: (512) 463-0130

Novedades del Capitolio
Un caso por la reforma de seguros
por el Senador Craig Estes

Yo creo que la empresa privada, cuando se la deja libre de las trabas burocráticas del gobierno, funciona para el beneficio de la sociedad. Adam Smith, el economista del siglo XVIII, se refería a esto como “la mano invisible del mercado”. Sin embargo, Adam Smith reconocía que todo aquel que busca mejorar su posición en la vida no siempre actúa con acciones benignas. Al formular la base del pensamiento económico conservador, Adam Smith profesó también la necesidad de moralidad para mantener nuestro interés propio en línea con el del bien común. Es el interés propio o, como escribió Thomas Jefferson, la búsqueda de la felicidad, lo que motiva al agricultor a cultivar alimentos, no su interés por la salud y bienestar de aquellos que tienen hambre. Sin embargo, la sociedad cree que el agricultor debe recibir un precio justo y honesto por su producto.

Es por eso que soy coautor del Proyecto de Ley Senatorial 310, que fue aprobado unánimemente por el Senado de Texas. El SB 310 requeriría a aseguradoras de propiedad residencial presentar inmediatamente ante el Departamento de Seguros de Texas (TDI) sus precios e información de apoyo. TDI tendría que recabar y analizar la información, y presentar un reporte a la Legislatura en 30 días, para que podamos determinar si los pecios son justos y razonables, y asistir en la determinación del sistema regulativo más eficiente y efectivo para los seguros de propiedad.

La reforma a los seguros no tiene porqué parar ahí. Muchas compañías de seguros están usando la evaluación del historial crediticio del consumidor para determinar precios. Su teoría es que la gente que tiene bajos puntos en su crédito presentan un mayor riesgo para asegurar. Sin embargo, nunca he visto estadísticas que apoyen este argumento. Yo creo que las compañías de seguros deberían presentar los números de sus estudios para un examen independiente. Si existe una correlación entre el riesgo y el crédito de la persona, entonces tal vez se debería permitir esa práctica, pero con requisito de revelación total. Después de todo, determinar riesgo es una premisa fundamental en tablas actuarias. Sin embargo, si los estudios y la evidencia detrás de la evaluación crediticia no apoya esta práctica, debería entonces eliminarse inmediatamente.

Otro factor que ha contribuido al aumento de precios es la explosión de demandas y juicios por moho. El sector de seguros ha sufrido pérdidas significativas como resultado de abogados entusiasmados con procesos, que buscan el premio gordo judicial, y los “remediadores” de moho que tratan de cometer fraude con aseguradoras. Actualmente, los ajustadores y remediadores públicos no están certificados por el Estado de Texas. Deberían ser certificados y voy a apoyar legislación para ese efecto. También apoyo una reforma sensible a los juicios, que termine con los abusos judiciales.

Las compañías de seguros son blanco fácil de políticos y burócratas. Sin embargo, en nuestro esfuerzo por reformar el sistema, no deberíamos empeorarlo. El gobierno, a veces, puede brindar soluciones cuando su esfuerzo es deliberado, consciente y restringido. Otras veces, el gobierno quiere llegar demasiado lejos en un esfuerzo por agradar a demasiada gente con soluciones miopes.

Están aquellos que creen que deberíamos imponer regulaciones draconianas en el sector, incluyendo un estricto control de precios y prohibiendo prácticas usuales del sector. Estos pasos, aunque tal vez populares políticamente, no son ejemplos de buena legislación pública. Guste o no, las compañías de seguros están para vender productos y obtener ganancias. Tienen derecho a cobrar un precio justo y honesto por su producto o servicio.

Antes de ir demasiado lejos en la regulación del sector, deberíamos primero contestar la esencial pregunta: ¿se les cobra a los tejanos un precio justo y honesto por su seguro de propiedad? Si la respuesta es No, entonces deberíamos tomar pasos para obligar a las compañías de seguros a seguir prácticas de negocios justas. Si la respuesta es Sí, entonces deberíamos examinar cuáles son las causas del rápido aumento de precios. La idea de que los precios de seguros son tan altos porque las compañías de seguros son demasiado codiciosas no debería ser la posición asumida por la Legislatura. Sólo después de examinar la evidencia podemos asignar soluciones sensibles al problema.

Por generaciones, los tejanos han trabajado duro para poder adquirir un pequeño pedazo de tierra o construir una casa donde criar la familia. El Sueño Americano es una tradición de Texas. Sin embargo, el creciente costo de los seguros de propiedad está amenazando ese sueño para las familias trabajadoras de Texas. Sólo una reforma con sentido común preservará nuestros sueños y nuestra herencia histórica.

arriba