Senador Craig Estes
El Senado del Estado de Texas - Distrito 30

De difusión inmediata
5 de febrero de 2003
Contacto: Lewis Simmons
Tel: (512) 463-0130

Novedades del Capitolio
La respuesta es sentido común, no impuestos más altos
por el Senador Craig Estes

¿ Ha ido alguna vez al supermercado cuando está con hambre? Por lo general no es una buena idea. Cuando uno camina con el estómago vacío por esas estanterías llenas de comida, uno tiende a escoger mal, y hay más posibilidades de hacer compras impulsivas. Al final, se termina llenando el estómago en detrimento del bolsillo.

De manera similar, con un déficit presupuestario de 9,9 billones de dólares, el Estado está hambriento de fondos, y algunas personas recomiendan que la Legislatura aumente los actuales impuestos o imponga nuevos impuestos para cubrir el déficit. Y, por supuesto, aquel viejo Becerro de Oro del fisco, el impuesto estatal a los ingresos, está primero en algunas listas. No hay duda que nuestro sistema impositivo actual necesita reformas, sea por medio del impuesto a las ventas o el impuesto a la propiedad. Sin embargo, una cosa está clara. Cuando la gente tiene miedo de perder su empleo y la economía lucha por recobrarse, lo último que necesitamos es aumentar los impuestos. Esa es una receta para el desastre.

Los que proponen aumentar los impuestos argumentan que Texas ocupa el lugar 43 entre los 50 estados en cuanto a la carga impositiva general de un individuo. Su argumento, por supuesto, es que los tejanos pueden pagar más impuestos, e implica que es injusto que la gente de otros 42 estados pague más en impuestos. Sin embargo, mi pregunta es: ¿cómo es que esos siete estados tienen una menor carga impositiva, y cómo puede Texas pasar al lugar 50 en pago de impuestos? Los impuestos son una función necesaria del gobierno. La libertad sí tiene precio. Sin embargo, los tejanos no deberían pensar en maneras de aumentar la carga impositiva, sino buscar soluciones que disminuyan los impuestos, y usar los fondos de manera más eficiente y prudente.

Si impuestos más altos no es la solución, ¿entonces cuál es?

El mejor curso de acción es una revisión integral del presupuesto, con prioridades presupuestarias sensatas. A algunas agencias se les puede pedir que recorten sus gastos, mientras otras podrían recibir más dinero dependiendo de las necesidades de nuestro estado. Serán necesarios ciertos sacrificios para equilibrar el presupuesto y mantenernos los próximos dos años. En ese momento, si la economía se recupera y se elimina el déficit presupuestario, nos podremos sentar y tratar seriamente el tema de la reforma impositiva. Una reforma impositiva seria no se puede lograr bajo la presión de un déficit presupuestario.

El resolver el déficit presupuestario sin aumentar los impuestos requiere soluciones con sentido común. El gobernador, vicegobernador y portavoz de la cámara baja han indicado que usarán un presupuesto basado en cero para tratar nuestras prioridades y limitación en los gastos. Este tipo de presupuesto empieza en cero y sin gastos preconcebidos, y requiere que cada agencia justifique su gasto renglón por renglón.

En el pasado, el gobierno estatal no empezaba de cero cada vez que los legisladores decidían cómo gastar el dinero de los ciudadanos. El proceso presupuestario usaba un sistema llamado ”baseline budgeting” (presupuesto con base). Esto significa que se toma el último presupuesto, se aceptan los niveles actuales de gastos y después se agregan más gastos al presupuesto. Imaginen si uno hace eso en la casa. Pone todas las facturas del año pasado sobre la mesa de la cocina, saca su chequera, asume que toda factura en la mesa va a aumentar este año y ahora trata de arreglárselas. No es muy realista, y poco serio fiscalmente.

No se equivoque: las decisiones serán difíciles. Con prioridades presupuestarias como educación, vialidad y salud pública, las opciones a escoger serán duras. Cuando se les pregunta, la mayoría de los tejanos coincide que recortar el gasto, no un aumento de impuestos, debería ser la opción para equilibrar el presupuesto. Yo estoy de acuerdo. Sin embargo, ¿seguirán los tejanos favoreciendo los recortes al gastos si esos recortes se dan en programas que los afectan? Esa es la pregunta que todavía no tiene respuesta, y yo estoy abierto a todo comentario sobre este tema de parte de los residentes del Distrito Senatorial 30.

arriba