COMUNICADO DE PRENSA
del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Agosto 13, 2012
Contacto:
Jeremy Warren (512) 463-0113

Ellis y 37 legisladores estatales presentan amicus brief en defensa de normas de admisión en UT
La decisión de la Corte Suprema podría alterar fundamentalmente el futuro de la educación superior en Texas

Austin, Texas - El Senador Rodney Ellis (D-Houston) y otros 37 miembros del Senado y la Cámara de Representantes de Texas presentaron hoy un amicus brief ante la Corte Suprema de EE.UU., defendiendo las normas de admisión de la Universidad de Texas en Austin y los esfuerzos del estado por aumentar la diversidad en universidades.

El brief fue introducido en el caso Fisher versus Texas, un desafío al programa de admisiones de la Universidad de Texas, el que irá a la Corte Suprema en octubre. Este juicio podría revertir el progreso hecho en la diversidad de las más importantes universidades de Texas.

La actual normativa de admisiones en la Universidad de Texas fue diseñada siguiendo a la aprobación del plan del 10 Por Ciento con Mejor Promedio y el criterio establecido por la Corte Suprema de EE.UU. en el caso Grutter versus Bollinger en 2003. En ese fallo, la Corte decidió 5 a 4 que las universidades públicas tienen un imperativo interés en promover la diversidad y, por lo tanto, podrían usar la raza como uno de muchos factores en sus decisiones de admisión.

"En la Texas del Siglo XXI, las normas de admisión de UT hallan el difícil balance que asegure justicia y diversidad", dijo Ellis. "La verdad es que las normas fueron creadas usando la dirección de la legislatura y criterios exactos dispuestos por la Corte hace nueve años en Grutter v. Bollinger".

Texas ya ha estado en este punto antes. A mediados de los noventas, la decisión Hopwood prohibió la consideración de raza en las decisiones de admisión en Texas, y la diversidad en nuestras universidad decayó. La clase de primer año 1997-98 en la Universidad de Texas en Austin vio caer las admisiones de afroamericanos en un 28 por ciento. De los 500 estudiantes matriculados en la Facultad de Abogacía de UT ese año, solo cuatro eran negros y 25 hispanos. En general, la inscripción de afroamericanos en toda facultad de abogacía pública decayó en casi un 25 por ciento entre 1996 y 1997, y el porcentaje de afroamericanos en primer año de abogacía en UT fue menor que cuando fueron desegregados en 1946.

"Temo que si la Corte Suprema revierte las normas de admisión en UT, veremos universidades que no reflejan un estado tan diverso como es Texas", dijo Ellis. "Yo rezo porque la Corte Suprema reconozca la sabiduría de esa previa decisión, porque no podemos volver a atrasar el reloj de medio siglo de progreso".

arriba