COMUNICADO DE PRENSA
del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Junio 1º, 2011
Contacto:
Jeremy Warren, (512) 463-0113

Ellis esboza un marco presupuestario más responsable
Eliminaría el recorte de $4 billones a las escuelas de Texas, reduciría el constante déficit de los actuales planes presupuestarios

Austin – El Senador Rodney Ellis (D-Houston) presentó hoy un plan para un presupuesto más responsable, el que eliminaría los imprudentes recortes a las escuelas de Texas, generaría decenas de billones en ingresos para proteger a las familias de Texas, invertiría responsablemente en nuestro futuro y reduciría la necesidad de recortes presupuestarios severos en la educación y salud, sin crear nuevos impuestos.

"Tenemos otra oportunidad para hacerlo bien", dijo Ellis. "Este plan resolvería nuestro déficit gigante de una manera más responsable y razonable. Eliminaría el faltante sin trucos e ilusiones, protegería a nuestros estudiantes y ancianos, y brindaría un afianzamiento financiero más estable de cara a la próxima sesión. La política ha dominado el debate del presupuesto por demasiado tiempo; es hora de enfocarnos en soluciones reales y a largo plazo”.

El marco presupuestario de Ellis pide la eliminación de costosas exenciones de impuestos, uso de reservas del fondo de emergencia para eliminar los $4 billones en recortes a los estudiantes de escuelas públicas, ataca el déficit estructural, hace cumplir la actual ley de gravaciones a negocios que deben pagar impuestos de venta, y pide reformas eficientes y efectivas en la justicia en lo criminal que ahorrarían cientos de millones sin arriesgar la seguridad pública.

El plan incluye:

"Es mucho más importante hacer bien el presupuesto que hacerlo ya", dijo Ellis. "Estamos preparados para seguir trabajando y trabajar con el gobernador y los que tienen el poder. Yo creo que necesitamos ofrecer soluciones, no simplemente quedarnos parados al costado, y yo he hecho esto a través de la sesión, tratando de llegar a mis colegas del otro lado e implorarles que dejen a un lado la política y trabajen de manera bipartita para tratar estos problemas”.


Un marco presupuestario responsable

Cerrar dos exenciones que generarían $2.8 billones

Con nuestro déficit récord en el presupuesto, debemos hacer más que simplemente cortar programas que ayudan a la gente. Debemos empezar a cerrar brechas que cuestan al estado billones de dólares pero aportan muy poco beneficio económico real.

El Código de Impuestos de Texas contiene varias donaciones preferenciales en impuestos a corporaciones que fueron incluidas en el código en el pasado pero se han extendido mucho más allá de lo necesario, hasta convertirse en programas de gastos injustificados “escondidos” en el código de impuestos.

Hay posiblemente billones en recortes, brechas y exenciones de impuestos en el Código de Impuestos de Texas, incluyendo:

Solo el recorte en impuestos al gas natural costó a los contribuyentes $1.2 billón el año pasado. Este “incentivo fiscal” fue creado en 1989 para ayudar a compañías en el gasto de perforar pozos de alto costo, lo que tenía sentido porque estábamos en una recesión mayúscula y los costos de la energía eran cuatro veces lo que son hoy. Sin embargo, ahora prácticamente todos los nuevos pozos son pozos de “alto costo”, o sea que todo nuevo pozo recibe un “incentivo” para hacer lo que harían de todos modos. Y no son productores pequeños que reciben este recorte de impuestos. Devon Energy, basada en Oklahoma, ahorró $113.8 millones en el año fiscal 2010, mientras reportó ganancias netas de $4.6 Billones. Una subsidiaria de una de las mayores compañías petroleras del mundo ahorró $113.2 millones.

Si Texas es seria en su responsabilidad de un presupuesto balanceado, eliminar esas brechas ahora generarían billones durante el próximo bienio. Como mínimo, Texas debe iniciar el camino para reformar nuestro código de impuestos. Para que el estado empiece ese camino, el Senador Ellis introdujo la medida SB 1051, una legislación para limpiar, inspeccionar y posiblemente repeler muchos recortes de impuestos preferenciales en el presupuesto de Texas.

Las agencias del estado están sometidas a una inspección Sunset cada doce años para determinar su efectividad y si las funciones de la agencias deben ser continuadas. El código de impuestos se beneficiaría de una inspección periódica similar, a todas sus exenciones, exclusiones y tratamientos especiales, para responder a una simple pregunta: ¿están funcionando?

Es ahora que está lloviendo

El fondo de emergencia (llamado Rainy Day Fund o fondo para un día lluvioso) fue creado en 1988 como cuenta de ahorro para depositar en los buenos tiempos y usar en tiempos duros. El propósito era tener una reserva disponible para que la legislatura no tenga que saquear servicios ni aumentar los impuestos para resolver grandes déficit estatales.

¿Les resulta familiar?

En otras palabras, el fondo de emergencia fue creado para problemas presupuestarios exactamente como los que enfrentamos hoy. Y, debido a mayores precios del gas y petróleo, el fondo de emergencia tiene actualmente por lo menos $6.4 billones –aún después de usar parte para cubrir el déficit del presupuesto 2010-2011—dinero que podría usarse para aliviar el impacto de estos imprudentes recortes.

En marzo, después de meses de pavonearse en que no se usaría nada del fondo para tratar nuestra emergencia en el presupuesto, el Gobernador Perry y la Cámara de Representantes coincidieron en que estamos en tan gran lío que tenemos que usar el fondo. Desafortunadamente, los $3.1 billones sacados de la cuenta solo se usan para cubrir el déficit del último presupuesto. Esto es como sacar dinero de su cuenta de ahorro para pagar lo debido en una factura de electricidad vieja. Seguro que resuelve el problema inmediato y a corto plazo, pero la luz se la van a cortar de todas maneras si no paga la factura actual.

Los que se oponen a usar el resto del fondo de emergencia para ayudar a cerrar la brecha en el presupuesto arguyen que sería irresponsable usar nuestra cuenta de ahorro para pagar necesidades básicas. Se olvidan de mencionar que Texas ya ha usado casi todo centavo del fondo de emergencia en cuatro ocasiones, incluyendo en el 2005, año en que teníamos una economía fuerte y un presupuesto estable, y en el 2003, la última vez que enfrentamos un déficit significativo.

De hecho, en el 2003, se sacaron $295 millones del fondo de emergencia para crear el Fondo Empresarial de Texas del gobernador, y en el 2005, se transfirieron millones más para crear el Fondo de Tecnologías Emergentes.

Entonces ¿porqué estaba bien usar el fondo de emergencia en el pasado pero no hoy? Pura política. Los opositores están usando al fondo de rehén para cortar programas vitales que ayudan a los tejanos necesitados, no importa el costo que produzca. Aquellos que se oponen a usar el Fondo creen que éste es el momento perfecto para “matar de hambre a la bestia” o “ahogar al gobierno en la tina”.

Es una agenda, no una economía seria.

Esa no es una manera responsable de ayudar a las familias de Texas a sobrellevar esta tormenta. Texas puede y debe usar los restantes $6 billones del fondo de emergencias para ayudar a tantos tejanos como sea posible. Dejar billones en nuestra cuenta de ahorros mientras se cierran geriátricos y escuelas y decenas de miles pierden su empleo es simplemente inaceptable. Como los impuestos al gas y petróleo es lo que se deposita en el fondo, muy pronto recuperaría esos fondos que usemos para sobrellevar esta crisis.

Resolver el déficit estructural ahora: $10 billones

Los tejanos deben saber una cosa: el déficit de $24 billones no fue una casualidad que nadie pudiera haber previsto. De hecho, fue previsto y discutido constantemente. La verdad es que una gran parte del déficit es resultado de cómo trató de cubrir la legislatura los recortes del impuesto a la propiedad instituidos durante el debate sobre el financiamiento a las escuelas. El impuesto a los negocios, o a las “ganancias”, simplemente no recaudó lo suficiente para cubrir estos recortes impositivos.

En el 2006, la entonces Contralora de Cuentas Públicas Carole Keeton Strayhorn advirtió a la legislatura que este intercambio no era balanceado. Ella lo llamó “el mayor cheque en rojo en la historia de Texas” y solo se equivocó en unos pocos billones en su pronóstico:

“Como la funcionaria fiscal en jefe del estado, es mi responsabilidad explicar exactamente lo que significa el Plan de Impuestos de Perry para la integridad fiscal de nuestro estado. Como han sabido desde que lo hice público, su plan simplemente no puede pagarse. Hasta este momento, esta legislación tiene un faltante abismal de $23 billones en los fondos necesarios para cubrir los prometidos recortes del impuesto a la propiedad en los próximos cinco años”."

La contralora no estaba sola en su predicción; muchos de los que votamos contra el plan del impuesto a los negocios en el 2006 advertimos que claramente produciría un déficit masivo.

Retórica versus Realidad: el Plan de Impuestos dejó a Texas en un inmenso agujero.

Año 2007 AF 2008-2009 AF 2010-2011
Costo actual de paquete de impuestos 2006 $2.2 billones $14.2 billones $14.9 billones
Recursos recabados de paquete de impuestos 2006 $0.7 billones $4.9 billones $5.4 billones
Faltante $1.5 billones $9.3 billones $9.5 billones
Déficit total en cinco años: $20.3 billones

Standard & Poor, la mayor voz en cuanto a la solvencia en negocios o el gobierno, ha dicho explícitamente que el factor clave en los problemas presupuestarios de Texas está basado en legislación, no en la recesión económica.

Así es, creemos que muchos de los actuales problemas presupuestarios de Texas son más el resultado de previas decisiones fiscales que crearon déficits estructurales en el presupuesto, que por una economía débil… También creemos que un método de balance que incluya tanto mayores ingresos como recortes en el gasto tendría mayor posibilidad de éxito en la preservación de un presupuesto balanceado estructural de largo plazo, que una estrategia que dependa solamente de recortes en gastos. (Problema Presupuestario de Texas, Standard & Poors, Febrero 16, 2011)

En enero, la contralora declaró ante el Comité Senatorial de Finanzas que el estado enfrentaría un faltante de $10 billones cada dos años si no reformamos la estructura impositiva de Texas. Así que el hacer nada no es viable.

Se necesitará una verdadera dirigencia para tratar lo que es absolutamente obvio: Texas debe modificar el impuesto a las ganancias y crear una estructura en impuestos a los negocios que sea justa, equitativa y balanceada. El estado no se puede dar el lujo de tener un déficit de $10 billones, que es lo que hallaremos en cada sesión hasta que tengamos la voluntad de arreglar el sistema.

Hacer cumplir la ley actual generaría $1.2 billón Legislación para que compañías de Internet con presencia en Texas empiecen a cobrar impuestos de venta a clientes que viven en Texas generaría $1.2 billón por bienio.

Por ejemplo, Amazon –que reportó $34 billones en ventas el año pasado—debe al estado de Texas $269 millones en impuestos de venta por ventas realizadas en Texas. Según la Corte Suprema de EE.UU., las compañías con oficina o presencia en el estado donde se realiza una venta por Internet podrían tener que cobrar impuestos de venta en esas transacciones. La Contralora estima que nuestro estado pierde $1.2 billón por bienio por ventas electrónicas no gravadas.

Según la Contralora de Texas, las compañías de Texas son liberadas de pagar $2 billones de impuestos de ventas por año. Si vamos a pedirle más a los que menos pueden pagar, tendríamos que asegurar que toda compañía pague lo que ya debe.

A nadie le gustan los impuestos, pero el hecho es que los minoristas locales y negocios pequeños no tienen otra opción que cobrar el impuesto de venta. Los vendedores en Internet reciben una ventaja en la competición con otros vendedores de Texas, que además crean más empleos y realmente fortalecen la economía en nuestras comunidades locales. La exención en el impuesto de ventas fue instituida en un momento en que el comercio por Internet estaba en su infancia y sus proponentes temían ahogar esta creciente innovación tecnológica y económica. Creo que es seguro decir que el Internet y las ventas por Internet están acá para quedarse, así que es hora de nivelar el campo de juego para todos los negocios con una presencia operativa en Texas.

Otros estados están tomando los mismos pasos, es hora de que Texas haga lo mismo.

Reformas razonables a la justicia en lo criminal: $500 millones en cinco años Una reforma sensible a la justicia en lo criminal podría ahorrar al estado cientos de millones de dólares y mantener a nuestras comunidades seguras.

En esta sesión, el Senador Ellis introdujo la medida SB 1076, el Acta de Tratamiento de la Drogadicción y Prevención del Crimen, que haría más efectivas las leyes contra el crimen de drogas en Texas. Reforzaría la seguridad pública al reducir los crímenes relativos a drogas, y dedicaría más espacio en cárceles y prisiones para los criminales violentos, ahorrando a los contribuyentes de Texas $138 millones al año. La legislación reduce la sobredependencia de Texas en la encarcelación de infractores no violentos y drogadictos, para promover alternativas más efectivas de tratamiento, que reduzcan el crimen.

La SB 1076 requeriría que los culpables de posesión de drogas para uso personal y a bajo nivel, sin antecedentes criminales serios, sean puestos en libertad condicional y enviados a tratamiento en vez de a prisión. La legislación también daría a jueces la flexibilidad de excluir de esta ley al culpable que represente un “peligro para la comunidad” o cuando la persona no pueda ser tratada. Según estadísticas del Departamento de Justicia en lo Criminal de Texas, casi 20,000 personas están en prisión solo por posesión de drogas. Esta legislación mejorará nuestro sistema de justicia en lo criminal. Estudio tras estudio demuestra que la manera más efectiva de reducir la reincidencia y ayudar a la recuperación de los drogadictos es el tratamiento anti-drogas obligatorio.

Esta no es una idea “liberal”. La conservadora Fundación de Políticas Públicas de Texas apoya esta reforma, y Newt Gingrich dijo recientemente que “Si nuestra política está fracasando… y sabemos que hay maneras más efectivas –especialmente alternativas que no involucran el gasto de billones más en prisiones—es hora de reformar fundamentalmente cómo tratamos y rehabilitamos a nuestros prisioneros”.

arriba