DECLARACION
del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Mayo 28, 2011
Contacto:
Jeremy Warren, (512) 463-0113

Declaración de Ellis sobre aprobación del presupuesto 2012-13
El Senador Rodney Ellis (D-Houston) emitió la siguiente declaración sobre la crisis presupuestaria de Texas y la aprobación del presupuesto 2012-13

“Déjeme empezar felicitándolo, Presidente Ogden, por el trabajo que ha hecho, y quiero que sepa que mi crítica a este presupuesto no es por usted. Nosotros dos hemos dialogado mucho durante esta sesión, en esta cámara y detrás de la escena, y yo sé lo difícil que fue este proceso para usted.

Es usted un hombre de honor que enfrentó un duro desafío e hizo lo mejor que pudo bajo las limitaciones a las que fue forzado. Sé que no está contento por esta situación y que quería hacer mucho más por Texas.

Usted ha dicho públicamente cuál ha sido el problema: la política. Y estoy de acuerdo.

Se tomó temprano la decisión política de no usar la cuenta de ahorro para evitar recortes draconianos. Todo lo que hemos hecho y por lo que hemos peleado en esta sesión en cuanto al presupuesto está basado en esa decisión.

Fue una decisión basada en política, hecha para beneficio de unos pocos y en detrimento de la gran mayoría en Texas.

Digámoslo claramente: este presupuesto reduce servicios vitales. Podemos enmascararlo detrás de palabras si queremos, pero ése es un hecho.

Si su renta es hoy de $1,000 y el mes próximo de $2,000, pagar $1,200 no va a resolver nada. No va a ser felicitado por el propietario ni oirá un ‘¡bien hecho!’; va a recibir una patada en el traste y le van a decir que se pierda.

En enero, la Cámara de Representantes presentó un presupuesto apocalíptico que devastaba totalmente a las escuelas de Texas, destripaba los programas de seguros médicos, echaba a miles de ancianos a la calle y virtualmente eliminaba la asistencia económica universitaria. Hemos pasado meses haciendo cambios menores en ese marco. Ahora, ha pasado de apocalíptico a simplemente horrendo, y lo llamamos mejoría.

No lo es. Estamos haciendo profundos recortes que harán la vida de millones de tejanos mucho más difícil. Decirles que ‘podría haber sido peor’ no es algo que nos debe enorgullecer.

Miembros: el presupuesto es un documento moral. Refleja nuestros valores y juicio, estableciendo las prioridades en las que pensamos el estado debería invertir. El presupuesto responde a preguntas sobre quiénes somos y qué defendemos.

No creo que nos gusten las respuestas que se dieron hoy.

Ya sabemos las cifras, no voy a insistir en el tema:

Si sumamos todos esos fondos, hay un faltante de $32 billones para cubrir nuestra actual promesa a las familias de Texas.

Seamos también muy claros. En este momento no cubrimos las necesidades básicas de Texas. Cubrimos las necesidades básicas de poquísimos tejanos.

Texas ocupa el lugar 46º entre los estados en cuanto a ingresos de impuestos per cápita recaudados y 50º en el gasto per cápita proveniente de impuestos. Esto no es un problema de gasto exagerado. Somos el estado 38º en el gasto por estudiante, 44º en gasto estatal y local por estudiante en escuelas públicas, 37º en el porcentaje de financiamiento escolar proveniente de ingresos estatales, 45º en resultados del SAT, 49º en el porcentaje de la población que se gradúa en la secundaria.

Tenemos el mayor porcentaje de no asegurados –y de niños no asegurados—en la nación, tenemos el cuarto mayor porcentaje de niños en pobreza. Tenemos el mayor porcentaje de ancianos sin seguro médico, y somos 49º en el porcentaje de población de bajos ingresos no cubierta por Medicaid. Per cápita, somos el estado 50º en el gasto de salud mental, 49º en gasto de Medicaid y 45º en gasto total de salud.

Texas ya está en el fondo en cuanto a lo que brindamos a nuestros habitantes; hoy hemos decidido hacer aún menos, y hacerle la vida aún más difícil a aquellos que ya están luchando por sobrevivir. Es un camino hacia una economía del tercer mundo.

En este presupuesto, tenemos un faltante de $32 billones para cubrir siquiera ese bajo nivel.

Optamos por no aumentar los impuestos y optamos por no invertir dinero en nuestra gente. Ya tenemos una de las mayores disparidades entre ricos y pobres de todo estado, hoy vamos a aumentar más esa brecha.

Elegimos cortar irresponsablemente los servicios vitales para las familias de Texas hasta el hueso. No tenemos porqué hacer recortes tan severos. Estamos sacrificando las oportunidades educativas de nuestros niños y echando a los ancianos de los geriátricos, mientras seguimos donando millones a las corporaciones.

Elegimos no producir más ingresos eliminando brechas impositivas que hacen trampa a los tejanos y benefician a aquellos que ya se están beneficiando como bandidos. Elegimos no usar nuestra cuenta de ahorros con el fin para el que fue creada. Elegimos no resolver el déficit estructural ahora.

Elegimos tomar el camino fácil y políticamente seguro y hacer que las familias de Texas paguen los platos rotos.

Miembros: pasaremos el resto de la década tratando de cubrir el daño que hace este presupuesto, pero no tendremos los instrumentos para solucionarlo. Fue hasta el 2009 que sufrimos todos los recortes hechos en el 2003, y los recortes de este presupuesto son aún más profundos y prolongados.

Primero, hemos fijado el precedente de que el fondo de emergencias no puede ser usado aún ante las más graves circunstancias fiscales. Aunque esta legislatura votó por usar casi todos los fondos en cuatro oportunidades pasadas –y bajo circunstancias menos graves—y el gobernador dijo una vez que deberíamos usarlo todo para proveer recortes de impuestos, hoy hemos decidido que a menos que estemos en el Apocalipsis, no podemos usarlo.

Ésa es una decisión enteramente política y volverá para perseguirnos.

Segundo: estamos balanceando el presupuesto pretendiendo que vamos a recibir dinero del gobierno federal, o transfiriendo la carga a los gobiernos locales, o pateando la lata hacia más adelante con prórrogas. Es deshonesto e inmoral, y las familias de Texas pagarán el pato.

Por último, no hemos tratado el déficit estructural de Texas ni eliminado las brechas impositivas tramposas, como la brecha para el gas natural y por presentación temprana de rendición de impuestos, lo que significa que vendremos en el 2013 y tendremos que cubrir por lo menos $10 billones.

Miembros: hemos creado ahora una máquina de déficit masivo perpetuo, que forzará a futuras legislaturas a pagar los cheques calientes extendidos por ésta. Algunas estimaciones muestran que la próxima legislatura comenzará con casi $20 billones de déficit; este presupuesto tiene un faltante de $32 billones para cubrir nuestros compromisos. Nos veremos forzados a hacer recortes aún más siniestros en la próxima sesión –usando el fondo de emergencias para pagar los déficits pasados—y no tendremos lo necesario para cubrir los agujeros que hemos hecho o para invertir en el futuro.

Desearía hacer más que un discurso; desearía poder hacer una intervención y parar este presupuesto, pero sé que no puedo. La decisión sobre este camino ya fue hecha el año pasado –por las razones equivocadas; el barco ya salió de puerto y se encamina hacia el iceberg.

Sabe Dios que no tenemos salvavidas suficientes.

Es algo irónico que solo la semana pasada esta legislatura dictaba cátedra al gobierno federal sobre el gasto en rojo. Con este presupuesto, estamos asegurando que Texas tendrá déficit de aquí hacia el futuro. Corta el gasto de las escuelas, corta la atención médica de nuestros niños, corta a ancianos en geriátricos, corta el medioambiente y corta virtualmente todo programa importante para las familias de Texas.

Definitivamente no podemos darnos palmadas en el hombro y decir ‘hicimos lo mejor que pudimos’, porque no lo hicimos, y, francamente, ni siquiera lo intentamos.

arriba