COMUNICADO DE PRENSA
del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Marzo 2, 2011
Contacto:
Jeremy Warren, (512) 463-0113

Ellis sobre la nominación de Bradley: Se trata de su actuación, no de política ni personalidad
Récord de manipulación y demoras en la Comisión de Ciencias Forenses de Texas causa inquietud

AUSTIN – El Senador Rodney Ellis (D-Houston) rechazó hoy declaraciones de que la oposición a la nominación de John Bradley como presidente de la Comisión de Ciencias Forenses de Texas es de carácter partidista, y recalcó los antecedentes de dirigencia fallida del Sr. Bradley en la Comisión.

”La oposición a John Bradley no tiene que ver con partidismo o personalidad, sino por su actuación en la Comisión de Ciencias Forenses de Texas”, dijo Ellis. “John Bradley tiene antecedentes de 16 meses de manipulación, demoras y fallas. El récord demuestra claramente que el Sr. Bradley ha usado su posición para acrecentar su poder y frustrar la voluntad de la Comisión experta, esconder el trabajo de la Comisión al público, aumentar sobremanera la burocracia en la Comisión, desacelerar su impresionante progreso previo y de otras maneras prevenir que la Comisión logre la intención de la Legislatura.

Eso no es política, esa es la realidad”.

La Comisión de Ciencias Forenses de Texas fue creada por la Legislatura en el año 2005, como consecuencia del escándalo del laboratorio forense en Houston y una serie de problemas forenses graves que salieron a la luz en Texas. Estos problemas, y cómo se manejaron, hicieron tambalear la confianza de casi todos en la evidencia forense y la posibilidad de condenas erróneas en consecuencia –así como el perder a los verdaderos criminales. Con el fin de restituir y mantener la confianza pública en la evidencia forense y el sistema de justicia en lo criminal en general, la Legislatura creó la Comisión como una entidad experta, independiente y simple de asegurar que estos problemas sean solucionados adecuadamente.

Los presidentes previos de la Comisión de Ciencias Forenses de Texas tomaron su cargo con seriedad, e hicieron todo lo que pudieron. El primer presidente fue seriamente limitado por el hecho de que la Comisión, cuando fue creada, no recibió financiamiento. Sin embargo, cuando los fondos finalmente llegaron en 2007, el segundo presidente rápida y responsablemente (con un representante de la Procuraduría General dando asesoría legal a cada paso) llevó a la Comisión a establecer sus primeras políticas y procedimientos de operación, las que fueron en su mayor parte formadas por consenso y voto unánime de la Comisión. Los miembros sin sueldo de la Comisión lograron una increíble cantidad de trabajo valioso en un período corto de tiempo; era precisamente el tipo de operación simplificada y efectiva que la gente desea de su gobierno.

En 2009, cuando la Comisión se preparaba para comenzar su primera investigación –una revisión de la evidencia usada para condenar y sentenciar a muerte a Todd Willingham –el Sr. Bradley fue nombrado presidente de la Comisión.

“El récord es claro: desde que el Sr. Bradley está a cargo, en vez de mover a la Comisión hacia delante para examinar las denuncias, hallar la verdad y solucionar los problemas en nuestro fallido sistema judicial, la Comisión ha invertido la mayoría de su tiempo y energía en hallar maneras de evitar tratar los problemas y buscando brechas para bloquear el que la Comisión haga lo que fue creada para hacer”, dijo Ellis. “Por esa razón el Senado debería rechazar la nominación del Sr. Bradley”.

arriba