COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Marzo 31, 2008
Contacto: Margaret Justus (281) 250-8253

Senador Ellis opina sobre decisión de la Corte Suprema en el juicio Medellín versus Texas

En el reciente fallo de la Corte Suprema en el caso Medellín versus Texas, la Corte determinó que Texas no tiene obligación de cumplir una decisión del Tribunal Mundial de revisar y reconsiderar la condena y sentencia del mexicano José Ernesto Medellín, aunque el consulado mexicano no fue notificado de su arresto ni acusación en el asesinato de dos menores en Houston en 1993. El Tribunal Mundial había determinado en el 2004 que el gobierno mexicano, mediante sus consulados en Estados Unidos, debería haber sido notificado cuando Medellín y otros 50 ciudadanos mexicanos (cumpliendo su condena a muerte en varios estados) fueron arrestados, como lo dispone la Convención de Viena en Relaciones Consulares, un tratado obligatorio para Estados Unidos. La Corte también halló que el Presidente de Estados Unidos no tiene base constitucional para intentar rectificar la situación requiriendo en acción remedial que las cortes estatales revisen y reconsideren la condena de todos los ciudadanos mexicanos implicados por la decisión del Tribunal Mundial. La decisión es dar marcha atrás a varias importantes medidas relativas a obligaciones de leyes internacionales y los estados de nuestra unión federal.

La decisión es desafortunada en muchos niveles. Primero, como funcionario estatal, creo que no es apropiado que gobiernos estatales desautoricen obligaciones del gobierno federal en cuanto a la política exterior de Estados Unidos. Si las cortes estatales aquí en Texas hubieran seguido las instrucciones del Presidente, el daño a las obligaciones de nuestra nación en leyes internacionales hubiera sido parcialmente remediado.

Además, existe una inquietud significativa por el tema básico y práctico de considerar los consulados de países extranjeros con base en Texas. Asegurar que un extranjero arrestado en Texas tenga la oportunidad de recibir asistencia del consulado de su país es una manera de medir la importancia del principio señalado en la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares.

Aún más, ese principio es uno especialmente importante para los tejanos que viven, trabajan y visitan otros países. Mostrar consideración por los extranjeros en Estados Unidos bajo nuestros tratados obligatorios sirve para proteger a tejanos y otros ciudadanos americanos, asegurando que a toda detención o arresto le seguirá un contacto con un consulado de Estados Unidos en el lugar, para poder proporcionar asistencia legal y apoyo moral. La decisión de la Corte Suprema hace difícil establecer esas seguridades.

Sin embargo, Texas puede asegurar que sus responsabilidades sean cumplidas en el futuro. En el 2005, yo y la Senadora Leticia Van de Putte de San Antonio propusimos una legislación que hubiera establecido una ley estatal requiriendo a agentes del orden notificar a consulados locales cuando se arrestan extranjeros en Texas. Esta legislación no fue aprobada y se debería haber hecho. Era en ese entonces y es claramente ahora lo correcto por hacer porque nuestra nación prometió hacerlo, por proteger a los tejanos que viven y viajan en el extranjero, y por las posibles relaciones que buscamos continuar con nuestros vecinos de otros países. Cuando salga para una misión comercial al Oriente Medio en los próximos días, no esperaré menos como americano y tejano. Por eso es que planeo volver a introducir esta legislación durante la próxima sesión legislativa en el 2009.

arriba