COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Abril 16, 2007
Contacto: Jeremy Warren (512) 463-0113

Legisladores de Texas piden mayor supervisión estatal a Centros de Crisis por Embarazo
Urgen acción en medidas para crear estándares de certificación y servicios, penas por prácticas engañosas

AUSTIN – Legisladores demócratas pidieron hoy una mayor supervisión del estado a los centros de crisis por embarazo, para asegurar que las mujeres de Texas tengan acceso a información y tratamientos médicos seguros, adecuados y confiables.

Los legisladores: diputados estatales Jessica Farrar (D-Houston), Mike Villarreal (D-San Antonio), Valinda Bolton (D-Austin) y Ellen Cohen (D-Houston), y el Senador Rodney Ellis (D-Houston), urgieron acción en una serie de medidas que crearían estándares de certificación y atención para los Centros de Crisis por Embarazo (CPC), y dispondrían penas para aquellos centros que diseminan información médica y reproductiva engañosa o confusa a mujeres de Texas.

“Los Centros de Crisis por Embarazo no son clínicas médicas y no brindan ningún tipo de servicios médicos”, dijo Farrar. “Muchas veces, estos centros se ponen nombres que suenan a médico, se instalan en lugares cercanos a clínicas, y engañan a mujeres que buscan asistencia médica”.

En el 2005, la Legislatura de Texas desvió a CPCs no regulados $5 millones asignados a programas de planificación familiar establecidos y certificados. Desafortunadamente, existe una seria preocupación en Texas y el país sobre estos establecimientos, que no son proveedores certificados de atención médica, no son regulados por el estado ni están obligados a contar con personal médico o de asesoría entrenados. Los críticos han mostrado que el personal de estos centros suele proveer información de salud altamente tendenciosa, subjetiva e inexacta. Un importante estudio nacional de CPCs financiados a nivel federal mostró que el 87 por ciento de estos centros dan a mujeres información tendenciosa sobre salud reproductiva.

El grupo de legisladores ha introducido una serie de medidas para asegurar que los CPCs cumplan estándares reconocidos. La SB 1174 de Ellis y la HB 2878 de Thompson ordenarían que estos establecimientos empleen a por lo menos un profesional de salud o asesoría, crearían un proceso de certificación para los centros, fijarían estándares mínimos de salud y seguridad, protegerían la confidencialidad del paciente y permitirían supervisión e inspección por la Comisión de Salud y Servicios Sociales.

“Si el estado de Texas va a proveer financiamiento a los Centros de Crisis por Embarazo, entonces debemos asegurar también que los clientes de estos establecimientos estén protegidos”, dijo Ellis. “Si estos establecimientos van a presentarse como una alternativa para las mujeres de Texas, entonces deberían cumplir estándares mínimos de profesionalismo y entrenamiento, como cumplen otros proveedores de salud”.

“Siento que si vamos a dar fondos estatales a los Centros de Crisis por Embarazo, no es solo importante sino necesario que actuemos con responsabilidad”, dijo Thompson. “Deberíamos saber, y estamos obligados a saber exactamente qué sucede dentro de estos centros, lo que en este momento desconocemos”.

La HB 2142 de Rodríguez protegería a la mujer tejana, estableciendo penas criminales y civiles para CPCs que proveen servicios médicos a embarazadas, sin licencia.

“La HB 2142 prohibiría a centros de Crisis por Embarazo y a otros proveedores que no están certificados, publicitarse engañosamente como servicios médicos de embarazo, y crearía penas para los infractores”, dijo Rodríguez. “Es un importante primer paso para asegurar que los consumidores no sean engañados en pensar que recibirán atención médica e información apropiada de una agencia o proveedor que no está calificado para ofrecerlas”.

La HB 2223 de Villarreal ordenaría que los CPCs provean información médica adecuada a las clientas y requeriría la fijación de carteles disponiendo claramente que el establecimiento no tiene licencia para proveer atención médica, no puede diagnosticar adecuadamente el embarazo y no provee información sobre prevención de embarazos.

“Yo preferiría invertir en esfuerzos de prevención que ayuden a las parejas a planear su embarazo, en vez de involucrarse cuando hay una ‘crisis’. Pero si vamos a dar dólares estatales a los Centros de Crisis por Embarazo, debemos asegurar que no se representen inadecuadamente, ni los hechos ni las opciones”, explicó el Diputado Villarreal. “Las mujeres de Texas merecen la oportunidad de oír la historia completa”

arriba