COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
Marzo 13, 2007
Contacto: Jeremy Warren (512) 463-0113

Ellis introduce legislación para financiar las Becas TEXAS en su totalidad
El padre del programa dice es tiempo de que Texas cumpla su promesa a estudiantes y padres

AUSTIN – Describiendo la situación de la asistencia financiera del estado como en “amenazante crisis’, el Senador Rodney Ellis (D-Houston) introdujo hoy una legislación para financiar totalmente el programa de asistencia universitaria Becas TEXAS.

El plan de Ellis --la propuesta SB 1176--dedicaría $897 millones al programa Becas TEXAS, y aseguraría que la totalidad de los 188,000 estudiantes elegibles de Texas reciban la beca para ir a la universidad. Con el actual nivel de financiamiento --$334 millones—casi 35,000 estudiantes elegibles se quedaron sin la beca TEXAS en el 2006, y si no se aumenta significativamente el financiamiento a partir de ahora, para el 2010, casi 150,000 elegibles y dedicados estudiantes serán dejados de lado.

“En 1999, prometimos a los estudiantes de Texas que si trabajaban duro y cumplían las reglas, pagaríamos por su matrícula y gastos administrativos para que puedan ir a la universidad”, dijo Ellis. “No hemos cumplido la promesa. Esta legislación pondría a Texas otra vez en camino, restablecería lo recortado y aseguraría que las puertas de las universidades estén abiertas a todo estudiante elegible”.

Para abrir las puertas de universidades a más jóvenes tejanos, en 1999 el Senador Ellis logró aprobar una legislación creadora del programa de Becas TEXAS. Las Becas TEXAS pagan la matrícula y gastos administrativos de estudiantes que han cumplido el programa de secundaria Avanzado o Recomendado. Por donde se lo mire, el programa ha sido todo un éxito.

En el 2000, el primer año del programa, casi 11,000 estudiantes recibieron una Beca TEXAS para pagar la universidad; para el 2006, 161,000 estudiantes habían recibido 327,000 Becas TEXAS para ayudar a realizar su sueño universitario. El programa ha sido clave en aumentar la participación universitaria de minorías raciales y étnicas, para cumplir con la iniciativa Cerrando Brechas. Desafortunadamente, ese éxito no durará mucho y las Becas TEXAS perderán peso a menos que Texas tome hoy un dramático paso.

“Texas se enfrenta a una amenazante crisis: mientras que nuestra diversa economía de alta tecnología depende de una fuerza laboral altamente educada y entrenada, somos casi últimos en la nación en producir graduados universitarios, especialmente graduados afro-americanos e hispanos”, dijo Ellis. “Cuando el estado experimenta una transición hacia el predominio de minorías raciales y étnicas, nuestro futuro depende literalmente de aumentar el acceso y éxito universitario para tejanos afro-americanos e hispanos. Simplemente no estamos haciendo lo que hay que hacer y, a menos que el estado aumente significativamente la inversión en las Becas TEXAS, más y más estudiantes y familias no podrán pagar el precio de la universidad, haciendo peligrar aún más nuestro futuro social y económico”.

# # #

Becas TEXAS en abismo

Creciente precio de matrículas, mayor brecha en financiamiento pone en peligro el programa
Aunque el financiamiento a las Becas TEXAS ha aumentado desde $100 millones en el bienio 2000-01 a $334 millones en el bienio 2006-07, la disponibilidad no está logrando cubrir la demanda. Un financiamiento congelado y el incremento en precios de matrículas como resultado de la liberalización, hicieron que más de 70,000 estudiantes perdieran sus becas TEXAS en los pasados dos años, y, si no se hace nada hoy, el número de estudiantes elegibles que serán dejados atrás explotará muy pronto.

En 1999, el número de estudiantes que tomaban el programa de estudio Avanzado o Recomendado era muy limitado. En el otoño del 2004, sin embargo, el plan Recomendado se convirtió en el programa de estudio estándar para estudiantes de escuelas secundarias de Texas, lo que significa que, para el 2009, la gran mayoría de estudiantes en el último año de secundaria serán elegibles para las Becas TEXAS. Sin un aumento significativo en el financiamiento, las Becas TEXAS se convertirán en una promesa incumplida para los jóvenes de Texas.

Según la Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas, la brecha entre estudiantes elegibles y estudiantes servidos se más que duplicará entre el 2006 y el 2010, de 90,000 a 200,000. Desafortunadamente, el número de estudiantes servidos por el programa en realidad DISMINUIRA en de 6,000 a 49,000 estudiantes. Si continúa esta tendencia en financiamiento, ¾ de los estudiantes elegibles al programa Becas TEXAS no podrán ser servidos. Esa cifra ni siquiera toma en consideración la liberalización del precio de matrículas, que afecta aún más al poder adquisitivo de cada Beca TEXAS.

Plan de Perry cerrará las puertas a universidades, ensanchará la brecha
El plan de asistencia financiera del Gobernador Perry diezmará el programa Becas TEXAS, cerrará las puertas universitarias a miles de estudiantes de Texas, y ensanchará la brecha en el acceso y resultados. El plan de Perry consolida los tres mayores programas de asistencia del estado, reduce sus fondos totales, los convierte en préstamos, y después penaliza a los estudiantes que no se gradúan en cinco años y con calificaciones excepcionales.

Bajo el plan de Perry, las Becas TEXAS, las Becas de Nivelación de Matrículas y las Becas de Oportunidad Educativa de Texas se combinan en un solo programa: la Beca de Asistencia en Matrículas (TAG). El nuevo TAG reduce el financiamiento a becas de $522 millones a $353 millones --un 32 por ciento menos en asistencia de becas. Después, el Plan Perry convierte toda la asistencia financiera del estado en préstamos, una peligrosa perspectiva si Texas desea cerrar la brecha en la participación universitaria de minorías étnicas y raciales. Esto es porque casi todo estudio acreditado muestra que los estudiantes de bajos ingresos y minorías –los estudiantes que Texas necesita sean competitivos en el futuro—son sumamente reacios a los préstamos. Estos estudiantes, con menos recursos personales y menos acceso a otras fuentes de financiamiento privado, tienen más posibilidad de incorporarse al sector laboral en vez de endeudarse más para ir a la universidad. Aún más, estos estudiantes tienen más posibilidad de ser forzados a trabajar –a menudo en más de un trabajo—para poder pagar la universidad, haciendo el requisito obligatorio de un promedio de 3.0 casi punitivo. Una y otra vez se ha probado que la asistencia directa de becas es clave para mandar a estos estudiantes a la universidad y en camino a graduarse.

Texas se enfrenta a demasiados desafíos en la educación superior como para promulgar un plan que costaría mucho dinero y haría muy poco por la mayoría de los tejanos que quieren ir a la universidad.

Nos quedamos cada vez más atrás

Texas ya está muy atrás con respecto a otros estados en el número de graduados universitarios, especialmente afro-americanos e hispanos. De hecho, Texas se queda atrás aún en el número de estudiantes inscriptos en la universidad. Una decreciente asistencia financiera y creciente precio de matrículas continúan empeorando el problema. Las cifras hablan por sí solas:

A menos que Texas aumente significativamente su asistencia directa de becas a estudiantes, nuestro estado se quedará más atrás de nuestros competidores en producir los graduados necesarios para alimentar la economía del siglo XXI.

arriba