COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
24 de febrero de 2002
Contacto: Mike Lavigne
(512) 463-0113

Pólizas de seguros discriminatorias deben ser corregidas

Imagine por un momento que usted está usando su automóvil, como lo compró, por un año. De pronto, se pide retirar del mercado las llantas de su vehículo. ¿Qué pasa si la compañía fabricante de esas llantas admite un error importante, pero sólo promete no volver a fabricar esas llantas? ¿Qué pasa si a usted nunca le informaron de la llamada a retiro, aún cuando llevó su auto para la rotación gratuita de llantas?

Imagine además que el Acta de Derechos Civiles de 1964 establece que es ilegal mantener fuentes de agua separadas para blancos y afroamericanos, pero que la ley sólo se aplica a aquellos nacidos después de 1964. Si usted nació antes de 1964, deberá tomar agua en una fuente separada durante el resto de su vida.

Estos dos escenarios serían hoy totalmente inaceptables. ¿O no?

Muchas de las compañías de seguros de vida más grandes y solventes del país participaron en una política de precios racista y discriminatoria conocida como “precios basados en la raza”. Estas compañías vendieron y cobraron primas de pólizas de seguros de vida de valor nominal pequeño, yendo casa por casa en barrios pobres y de trabajadores, desde fines de los años1800s hasta entrados los 1970s. La gente de color muchas veces recibía una cobertura menor que los blancos por la misma prima. Esta práctica no era ilegal en esos años, pero es ilegal ahora. Si hubiera terminado entonces, no estaríamos discutiéndola hoy. Podríamos definirla como otro síntoma de una era de ignorancia que terminó como terminaron las fuentes de agua separadas y las escuelas “separadas pero iguales”.

Podríamos mirar esto solemnemente y recordar “cómo eran las cosas antes” y cuánto mejor son ahora. Pero no es el caso. Estas pólizas, emitidas y valoradas según el color de piel de la persona, se siguen cobrando HOY. Es el día de hoy que los agentes siguen yendo puerta por puerta cobrando estas primas.

A nivel nacional los departamentos de seguros están investigando esta práctica y hay juicios en proceso. Las defensas de esas compañías que se niegan a cooperar y rectificar el error son, cuanto menos, perturbadoras. Ellos aducen que nunca manejaron estás prácticas en primer lugar, y aún si lo hubieran hecho, no era ilegal en ese entonces. También arguyen que el estatuto de limitaciones ha vencido hace mucho ya que los tratos fueron hechos hace 20 años ó más. Aún así, estas compañías de seguros continúan usufructuando con estas pólizas, muchas de las cuales están hoy en estado inverso. La valorización inversa se refiere a pólizas diseñadas de tal manera que la cantidad pagada en primas excederá el valor nominal de la póliza en un período relativamente corto. Aquellos que adquirieron estas pólizas y todavía las están pagando, muchas veces pagan entre el 50 y el 200 por ciento por encima del valor nominal antes de morir.

Aquellos que abogan por las compañías de seguros han ido tan lejos como intentar que se aprueben resoluciones en la Conferencia Nacional de Legisladores de Seguros que crearían un refugio seguro para compañías de seguros, dañando aún más a consumidores y víctimas de esta práctica racista.

Ciertas compañías como American General, que pagó 250 millones de dólares en restitución, o Liberty Life y Life of Georgia, asumen responsabilidad por sus acciones. Es todo lo que pedimos. Cuando el caso Enron se nos revela en primeras planas y televisores de todo el país, estamos siendo testigos de otro ejemplo monumental de avaricia corporativa desenfrenada.

Hago un pedido a las compañías de seguros americanas. Asuman su responsabilidad. No traten de salir de ésta valiéndose de peleas legales y relaciones públicas onerosas. Por favor, no esperen hasta que un periodista investigativo los exponga al público como a Firestone, la industria tabacalera, o Enron. Hagan lo justo. La restitución es el primer paso. Después de corregir el error, rompan su constrictivo techo de cristal. Diversifiquen sus juntas directivas. Hagan más negocios con minorías y mujeres. Sean pro activos en esto. Permitan que los señalemos diciendo: “Este es el estándar. Así es cómo las corporaciones americanas solucionan sus problemas en el nuevo milenio.”

Si usted cree que ha adquirido una de estas pólizas, por favor llame a su Secretaría Estatal de Seguros (State Insurance Commissioner). Probablemente ellos, u otros estados, estén investigando la compañía a la que usted le compró la póliza. Más de 50 compañías a nivel nacional están siendo investigadas. En Texas, están planeadas o en progreso más de 18 investigaciones.

(Rodney Ellis es senador estatal por Houston, Texas, y sirve como presidente del Comité Senatorial de Finanzas. Helen Giddings es diputada estatal y sirve en el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes.)

Top