COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
6 de junio de 2001
Contacto: Jeremy Warren
(512) 463-0113

Expertos coinciden en que no hay manera de “fingir” retraso mental

La práctica legal y médica en Texas ha establecido un método aprobado por sus resultados para la determinación del retraso mental. La determinación no es arbitraria ni subjetiva. Aún más, no existe posibilidad de que alguien finja intencionalmente el retraso mental.

El Proyecto de Ley 236 de la Cámara de Representantes, una legislación que prohíbe la ejecución de individuos con retraso mental, no crea un nuevo sistema para determinar el retraso mental. La legislación, en espera de la firma del gobernador, simplemente toma en cuenta el lenguaje del Código de Salud y Seguridad de Texas, similar al de todo estado con leyes promulgadas que prohíben la práctica:

Sección 591.003 del Código de Salud y Seguridad de Texas define a una persona con retraso mental, estableciendo un texto estricto con tres condiciones: 1) un funcionamiento intelectual general significativamente inferior al normal, concurrente con deficiencias en el comportamiento de adaptabilidad y originado durante el período de desarrollo de la persona; 2) determinación de doctor o psicólogo licenciado en este estado o certificado por el departamento de tener un funcionamiento general intelectual significativamente inferior al normal con deficiencias en comportamiento de adaptabilidad; y 3) nivel de inteligencia en instrumentos de psicometría estandarizada de dos o más desviaciones del estándar por debajo de la media de su edad según test usado.

De los 14 estados con pena de muerte que prohíben actualmente la ejecución de los incapacitados mentales, todos ellos definen el retraso mental como un funcionamiento intelectual significativamente inferior al promedio, y deficiencias en el comportamiento de adaptación ocurridas durante el período de desarrollo.

Opositores a la legislación han declarado que los exámenes pueden ser subjetivos de alguna manera. Los expertos en salud mental en Texas, empero, han disputado esta opinión. Cuando se realizan determinaciones de retraso mental, el examen de tres condiciones es aplicado por exámenes directos además de una extensa evaluación del historial de desarrollo de la persona. (Carta del Dr. Chesley Knowles, M.A., Sabine Valley Center, Longview, Texas, Abril 26, 2001)

Los opositores también han criticado el uso del examen de inteligencia (IQ) como determinante de retraso mental. Aunque el Proyecto de Ley 236 de la Cámara de Representantes no hace referencia a exámenes de inteligencia, éstos son usados como un indicador de retraso mental por psiquiatras y psicólogos. Empero, los exámenes de inteligencia son raramente usados exclusivamente. Estos son en cambio combinados con otras consideraciones de funcionamiento intelectual general, como desarrollo del retraso mental antes de los 18 años de edad y deficiencias en comportamiento de adaptabilidad. La confianza en estas medidas fue establecida en 100 años de extensa investigación científica. (Cartas del Dr. Kishore Sunkara, M.D., Fort Worth, Abril 23, 2001; Dr. Robert Young, Ph.D., Fort Worth, Texas, Abril 23, 2001; Dr. Ollie Seay, Ph.D., Austin Travis County MHMR, Austin, Texas, Abril 24, 2001; y el Dr. William Landers, Ph.D., Harris County MHMR, Houston, Texas, Absril 24, 2001)

Top