COMUNICADO DE PRENSA
del despacho del Senador Estatal Rodney Ellis

De difusión inmediata
4 de junio de 2001
Contacto: Jeremy Warren
(512) 463-8393

Corte Suprema declara inconstitucionales a instrucciones dadas a jurados de Texas

Opositores a la legislación que prohíbe la ejecución de incapacitados mentales dicen que deberíamos esperar a la Corte Suprema antes de tomar acción sobre el caso. Hoy, en uno de dos casos ante la Corte Suprema sobre el tema de la ejecución de incapacitados mentales, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que las instrucciones al jurado en el caso Penry versus Lynaugh II eran inconstitucionales y no tomaron en cuenta adecuadamente la incapacidad mental como factor mitigante. Ahora, Texas –líder en la nación en ejecuciones—tiene la oportunidad de mostrar liderazgo y prohibir la ejecución de incapacitados mentales.

La decisión de hoy de la Corte Suprema deja en claro que las leyes y procedimientos en Texas no toman en cuenta adecuadamente factores mitigantes como el retraso mental. El caso Penry II no tiene alcance en la legislación estatal que prohíbe la ejecución de personas con retraso mental.

En efecto, en 1989, la Corte Suprema ordenó específicamente en Penry I que los estados deben actuar. En el texto de la corte, la Jueza O’Connor aclaró que los jueces supremos disponen que los estados tomen liderazgo en este tema: “Desde nuestro punto de vista, los dos estatutos estatales que prohíben la ejecución de incapacitados mentales . . . no proveen suficiente evidencia al día de hoy sobre un consenso nacional”.

En Penry I, la corte Suprema dispuso un nuevo juicio para que el jurado pudiera considerar el retraso mental del Sr. Penry como factor mitigante en la sentencia. La corte aceptó luego la revisión del nuevo juicio al Sr. Penry, basada en el cuestionamiento sobre si las instrucciones al jurado eran todavía inconstitucionales.

Hoy, 15 de los 38 estados con pena de muerte han prohibido la ejecución de incapacitados mentales. Cinco más, incluyendo a Texas, se están moviendo hacia la prohibición. Ninguno de los estados que han prohibido esta práctica se ha enfrentado a desafíos legales significativos. Pareciera que está creándose un consenso nacional.

Ahora que la Corte Suprema ha actuado, Texas debería seguirle los pasos y prohibir la ejecución de los incapacitados mentales.

Top