Senadora Jane Nelson
P.O. Box 12068, State Capitol
Austin, Texas 78711
Tel. (817) 424-3446
Fax (512) 463-0923

COLUMNA DE OPINION
DE DIFUSION INMEDIATA

Julio 7, 2011
Contacto: Janet Elliott
(512) 463-0112

Desafíos del presupuesto en la sesión inducen a necesarias reformas
por la Senadora Jane Nelson

Los tiempos difíciles suelen presentar oportunidades, y la Legislatura de Texas usó nuestras dificultades presupuestarias para crear un gobierno estatal más eficiente y efectivo. Cuando comenzó la sesión, nos propusimos cubrir nuestras necesidades de servicios más básicos, llegar al balance del presupuesto estatal sin aumentar los impuestos, diseñar mapas justos y legales en el proceso de redistribución de distritos, y promulgar medidas que reflejen los valores y prioridades de los ciudadanos del estado –que enviaron un fuerte y poderoso mensaje en el último ciclo de elecciones para que el gobierno gaste dentro de sus posibilidades.

Fue un viaje muy difícil –uno que llevó un mes más de lo normal. Sin embargo, estoy satisfecha al decir que logramos la mayoría de nuestros objetivos.

La Legislatura aprobó un presupuesto de dos años por $172.3 billones – un 8 por ciento menos que en el bienio que termina el 31 de agosto. Manteniendo el gasto bajo, protegemos la economía de Texas, que superó a New York en la pasada década para convertirse en la segunda mayor economía de la nación.

Una tercera parte de nuestro presupuesto va a la educación pública. Como ex maestra y madre de dos hijas que enseñan, mi prioridad número uno era minimizar los efectos que nuestros problemas presupuestarios tendrán en las escuelas. Aquí en el norte de Texas, las familias quieren una buena educación para sus hijos. Nosotros apoyamos a los maestros. Y esperamos que nuestro sistema educativo haga un uso eficiente de los dólares de impuestos. Estoy contenta que pudimos mantener el número de estudiantes por maestro, eliminar varios mandatos no financiados para nuestros distritos escolares locales, y dar a los distritos mayor flexibilidad en la manera en que manejan a su personal.

Otra tercera parte de nuestro presupuesto se usa en salud y servicios sociales, y yo presido el subcomité senatorial encargado de esa parte del presupuesto. Nuestro gasto en Medicaid está creciendo de una manera insostenible, tragándose otras prioridades. También hay discrepancia en cómo distribuye los fondos el gobierno federal. Texas aporta un 8.4 por ciento de los ingresos de impuestos federales pero solo recibe un 6.8 por ciento de fondos federales para Medicaid, lo que significa que mandamos $3.2 billones al gobierno federal para pagar por programas Medicaid de otros estados. Mi medida SB 7 promulgó los cambios estatutarios necesarios para balancear el presupuesto estatal y lograr $467 millones en ahorros, mediante una mayor eficiencia. La medida también autoriza a Texas a unirse a otros estados en un acuerdo colectivo para solicitar permiso al gobierno federal para que Texas pueda diseñar sus propios programas de atención médica.

Como el estado creció un 20.6 por ciento, a 25,145,581 habitantes durante la última década, el proceso de redistribución de distritos fue una reflexión de los dolores de crecimiento del estado y su cambiante demografía. El Censo halló que el Distrito Senatorial 12, que yo represento, es el segundo distrito más sobrepoblados del estado –con 1.2 millón de personas. Con la nueva población ideal por distrito de 811,000 personas, fue necesario perder más de 200,000 constituyentes, lo que fue sumamente difícil porque yo amo cada pulgada de este distrito senatorial. En la Cámara de Representantes, los condados Denton y Tarrant lograron una nueva banca cada uno, lo que dará a nuestra área una mayor voz en Austin. A nivel federal, Texas obtuvo cuatro nuevas bancas en el Congreso –de 32 a 36 bancas en el Congreso nacional. Para ver los nuevos mapas, visite http://www.tlc.state.tx.us/redist/redist.htm.

Otro tema de la sesión fue el impacto que tuvieron las elecciones del 2010 en las decisiones que tomamos. Como conservadora que representa a un distrito conservador, fue un impacto positivo. Logramos aprobar una medida de identificación de votantes para proteger la integridad de nuestras elecciones, reducir juicios frívolos con provisiones para que pague el perdedor, e informar totalmente a las embarazadas que buscan abortar, con la ecografía del feto.

Hubo algunas decepciones, como siempre. Me hubiera gustado ver una nueva banca del Congreso para los suburbios de Texas Norte. La medida que prohibía las ciudades santuario, de la que fui coautora, no logró aprobarse en la sesión especial, y tampoco tomamos acciones necesarias contra los conductores ebrios reincidentes. Sin embargo, escuchamos el llamado de votantes que esperan continuemos con normas fiscalmente responsables, que pondrán a Texas en un camino de aún mayor prosperidad.

La Senadora Jane Nelson (R-Flower Mound) es presidenta del Comité Senatorial de Salud y Servicios Sociales.

arriba