Senadora Jane Nelson

3 de abril, 2004



Discurso inaugural de la Gobernadora Jane Nelson

Muchas, muchas gracias. ¡Qué amable presentación y qué lindas palabras de amigos tan queridos! Lo que hace el día de hoy realmente especial es tener tantos amigos y familiares acompañándome en esta celebración. A ustedes les dijo: ¡Bienvenidos a nuestro capitolio estatal!

Esta cámara donde estamos reunidos es el lugar donde 31 individuos, representando a 31 distritos diversos, se unen para hallar soluciones a los desafíos que enfrenta nuestro estado.

Es un honor tener aquí hoy a senadores que representan cada región de nuestro estado, y me gustaría pedirle a cada uno de los miembros del Senado de Texas que por favor se ponga de pie una vez más para que se le reconozca y agradezca su liderazgo.

Esta tradición de Gobernador por Un Día no es solo un honor para el senador en particular sino para la gente de su distrito.

Es por eso que estoy tan orgullosa de ver aquí a tantos residentes de los condados Tarrant y Denton.

También veo a muchos viejos amigos de los condados que solía representar. Amigos de Erath, Johnson, Hood, Parker, Dallas, Ellis y otros condados. Los extraño. Es maravilloso tenerlos hoy aquí.

He representado a condados rurales, suburbanos y urbanos, y me han preguntado muchas veces sobre las diferencias entre estos residentes.

Uno podría pensar que los temas que les preocupan a los agricultores de maní en el Condado Eastland son muy diferentes a los de gente que vive en rascacielos del centro o los de madres suburbanas.

Y sí, así como las 58 ciudades en mi distrito senatorial tienen a veces intereses en conflicto, por supuesto hay ciertas diferencias. Pero en general, las preocupaciones más importantes son similares.

Quieren a sus familias sanas y seguras. Quieren que sus hijos reciban una buena educación. Quieren una situación económica de crecimiento y prosperidad.

Eso es algo que he aprendido sobre la Legislatura de Texas. Cada uno de nosotros representa distritos diferentes. Urbanos, rurales, ricos, pobres, de minorías, de mayoría. Pero los temas básicos y fundamentales son muy similares en todos.

Ustedes podrán oír de desacuerdos sobre qué camino tomar para lograr nuestras metas, pero la realidad que quiero conozcan es que los legisladores de Texas son buenos y trabajadores, están profundamente interesados en sus constituyentes y trabajan juntos para beneficiar a todos los tejanos.

He aprendido tanto trabajando en el Senado. Aunque no soy abogada, he aprendido mucho sobre nuestras leyes. Ser parte del proceso me ha dado un mayor respeto por nuestra constitución.

Estoy tan agradecida de vivir en una nación donde los ciudadanos pueden venir y opinar en cuanto a legislación que se está considerando.

Y también de vivir en un estado cuya constitución ordena una legislatura ciudadana –un lugar donde un médico, abogado, bombero, predicador o maestro puede ser un legislador y crear las leyes bajo las que vivimos.

He tenido una amplia variedad de experiencias como senadora que estoy segura no hubiera tenido de otra manera.

-He ordeñado vacas y cosechado maníes,
-hablado con ganadores del premio Nóbel,
-visitado hospitales, asilos, escuelas y fábricas,
-he sido bajada en grúa a un túnel superconductor,
-sí, me metí en una pileta llena de gelatina (como obra benéfica),
-y pronto volaré en un F-16.

Pero, lejos, la experiencia más gratificante que he tenido como senadora ha sido la gente que he conocido. No solo en mi propio distrito senatorial sino en todo el estado.

Gente buena, decente, trabajadora, bondadosa, de toda condición social. Gente que hace a Texas el gran estado que es.

Así que ¿cuáles son mis planes como su gobernadora? Bueno, mi primera acción esta mañana fue nombrar mi reemplazante como senador por un día.

Quise elegir a alguien que comparte mis valores, a quien confío y respeto (y alguien que es casi tan conservador como soy yo). Sin lugar a dudas, esa persona sería mi marido y compañero de vida --Mike Nelson.

Senador Nelson: no podría haber hecho nada de esto sin tu apoyo, y te lo agradezco.

¿Te das cuenta que nuestros hijos tenían 2, 3, 5, 7 y 9 cuando hice campaña por primera vez? ¡Este hombre es un superpadre!

Y tengo que decirles públicamente a mis hijos cuánto aprecio su paciencia y apoyo en estos años. Por supuesto, ellos crecieron de esta manera así que creen que es normal.

Y mi padre . . . Si ha hablado con mi padre hoy, estoy segura le ha dicho que él sabía que yo iba a ser líder cuando tenía solo 4 años y era líder de la batuta en un desfile en el capitolio estatal.

Lo que probablemente no le dijo es que durante el trayecto de todo el desfile caminó al lado mío en caso de que me cansara o necesitara ayuda. El y mi madre estuvieron siempre cerca dándome apoyo, aliento y ayuda de ser necesario.

He otorgado un perdón como gobernadora. A mi hermano Walter, quien presentó una solicitud formal para ser perdonado por todas las burlas a que me sometió durante los años.

Y finalmente, como gobernadora, me gustaría proponer algunas leyes en tres temas principales:

Primero, EDUCACION:

Me han dicho que soy la primera maestra de primaria en servir como gobernador. Como educadora, ésta es mi solución a nuestros problemas educativos.

Propongo una ley que disponga que todo niño tenga un adulto que se preocupe por su educación. Las cualidades claves estarían en alguien que le lea al niño, que apague la televisión y revise sus deberes, que elogie sus buenas notas y le enseñe a respetar a sus maestros. Les juro que si esto sucede, a nuestros estudiantes les iría mejor en la escuela.

SALUD:

Como presidenta del Comité Senatorial de Salud y Servicios Sociales, tengo total conocimiento de los serios problemas de salud que tenemos, y quisiera proponer esta ley:

Toda persona cuidará del cuerpo que le dio el buen Señor, porque, ¿sabe qué?, solo nos dio uno.

La mayoría de nuestros problemas más serios . . . y una gran porción de nuestro gasto en salud . . . podrían ser prevenidos si la gente hiciera cosas como . . .

-usar cinturón de seguridad
-evitar las drogas, tabaco o exceso de alcohol
-comer comidas sanas y hacer ejercicio.

Y, finalmente, el CRIMEN:

Aquí no necesitaría crear una ley . . . solo convencer a la gente que obedezca una que ya está escrita, no solo en Texas sino en todo el mundo.

La aprendí en la escuela dominical como la Regla de Oro: “Trata a los demás como quieres que te traten a ti”. Es un concepto que trasciende toda división cultural, religiosa y económica, y toda comunidad en el mundo la adopta en una u otra forma.

El hinduismo enseña: “Uno no debe comportarse con otros de manera que le desagrade a uno”.

El Islam: “Ninguno de ustedes es creyente hasta que quiera para su hermano lo que quiere para usted”.

El judaísmo: “. . . ama a tu vecino como a ti mismo”.

La espiritualidad nativa americana: “Respeto por toda vida es la base”.

Como gobernadora, le estoy pidiendo ayuda. Sabe, las soluciones a nuestros mayores problemas vienen de la gente. Todos tenemos que hacer lo que podemos para asegurar un futuro brillante para nuestros niños y nietos.

Obviamente el gobierno tiene un papel que cumplir, pero yo creo que el papel del gobierno es como el de mi padre cuando yo marchaba en el desfile a los 4 años . . . el de protector, estar ahí en caso se necesite ayuda, ofrecer apoyo y aliento.

Este es su gobierno . . . su capitolio estatal . . . y su día para disfrutarlo.

Que lo pasen muy bien. Tenemos arte, poesía y música de talentosos estudiantes que representan cada distrito escolar en nuestra comunidad.

Es un honor servir hoy como su gobernadora. Que Dios los bendiga a ustedes y sus familias. Y que dios continúe bendiciendo a este maravilloso estado de Texas. Muchas, muchas gracias.

arriba