Senadora Jane Nelson
P.O. Box 12068, State Capitol
Austin, Texas 78711
Tel. (817) 424-3446
Fax (512) 463-0923

DE DIFUSION INMEDIATA
21 de junio, 2004
Contacto: Dave Nelson
(817) 424-3446

La tercer edad merece un buen nivel de atención

Definitivamente, Nancy Reagan no es la primer mujer que asume el cuidado de un esposo enfermo. Pero al verla diciendo adiós a nuestro querido ex presidente, se me ocurrió que tal vez ella pase a la historia como la asistente más ampliamente reconocida de nuestro tiempo.

Millones de americanos han asumido silenciosamente este papel por un hijo, esposo, o –como en mi caso—una madre enferma con Alzheimer. Pero cuando la Sra. Reagan comenzó a lidiar con la enfermedad de su esposo, la observó la nación entera. Y lo que vimos fue un penoso y honesto cuadro de lo que significa estar al cuidado de un ser querido que sufre una enfermedad grave.

Desafortunadamente, no todos nuestros ancianos tienen a una Nancy Reagan que los cuide en tiempos tan difíciles.

Un juez en El Paso difundió recientemente un estremecedor informe detallando historias de personas ancianas que viven en condiciones deplorables –viviendas infectadas de cucarachas, llenas de basura, totalmente inadecuadas para la vida humana. Y, tal vez peor aún, los Servicios Protectores de Adultos ya habían investigado estos casos pero los cerraron sin tomar ninguna acción.

Los hallazgos tuvieron un efecto tan pasmoso en los reguladores estatales que la Comisión de Salud y Servicios Sociales despachó inmediatamente una fuerza investigadora a El Paso. Posteriormente, esta fuerza emitió un informe preliminar, detallando sus hallazgos y recomendaciones.

Revisando este informe, los miembros del Comité Senatorial de Salud y Servicios Sociales descubrieron que la amplia mayoría de estos casos fueron cerrados porque los individuos rechazaron asistencia. Lamentablemente, muchos de ellos no tenían capacidad mental para tomar decisiones.

Los Servicios Protectores de Adultos (APS) investigan anualmente más de 60.000 casos por sospecha de abuso o negligencia. Más del 70 por ciento de esas investigaciones resultan en la comprobación de abuso o negligencia. Sin embargo, si la persona se niega a recibir asistencia, el trabajador social podría no reconocer indicios de demencia o incapacidad mental –que son causa de una intervención involuntaria.

Por lo menos, la Comisión de Salud y Servicios Sociales ha tomado pasos inmediatos para incrementar el esfuerzo estatal por proteger y cuidar a sus ancianos. Y yo estaré investigando una legislación en base al consenso emergente, para lograr lo siguiente:

Nos guste o no, todos caminamos hacia nuestra vejez. Según el Censo del 2000, más de 2 millones de tejanos tenían 65 años o más. Con la generación llamada Baby Boomers [nacidos después de la II Guerra Mundial] acercándose a la edad de jubilarse, y con los avances médicos aumentando nuestra esperanza de vida, se espera que este grupo duplique su cifra para el año 2020.

Necesitamos un buen nivel de atención para nuestros ancianos. Necesitamos que las personas a su cuidado brinden compasión y protección. Necesitamos más Nancy Reagans.

La Senadora Nelson (R-Lewisville) es presidenta del Comité Senatorial de Salud y Servicios Sociales. Ella representa al Distrito Senatorial 12, el que incluye partes de los Condados Tarrant y Denton.

arriba