Escudo del vicegobernador

RICK PERRY
Vicegobernador de Texas
Presidente del Senado

DE DIFUSION INMEDIATA
27 de octubre de 1999
Contacto: Ray Sullivan o Eric Bearse
(512) 463-0715

Declaraciones del Vicegobernador Rick Perry en la primera reunión de la Comisión Especial de Colegios y Universidades en el Siglo XXI

Gracias Presidente Adams. Permítanme comenzar agradeciéndoles a todos por su servicio en esta nueva comisión y su compromiso con el gran estado de Texas.

Educación es la cosa más importante que hacemos como estado. Mejorando nuestro sistema de educación superior y abriéndoles la puerta de la oportunidad a más y más tejanos, ustedes ayudarán a hacer de este estado un lugar mejor y más poderoso.

Con una economía cada vez más global, los avances en telecomunicaciones y el increíble progreso en alta tecnología, más y más empleos requerirán una educación universitaria.

Pero hoy en Texas solo aproximadamente el 20% --o uno de cada cinco--de nuestros ciudadanos obtienen un título universitario o posgraduado. A menos que alentemos a nuestros ciudadanos a adquirir una educación universitaria --sea en una institución universitaria de cuatro años o en un colegio técnico o comunitario--Texas sufrirá una mayor brecha en la educación.

La brecha educativa puede traducirse en una Texas con menos puestos de trabajo, menos innovación y un sinnúmero de retos sociales en un mundo cada vez más competitivo.

La educación superior influye tremendamente en la futura prosperidad de nuestros ciudadanos y nuestro estado.

Para aquellos de ustedes que hablan frecuentemente con grupos escolares, las siguientes estadísticas llamarán inmediatamente la atención de todo estudiante de secundaria con sangre en las venas. El continuar la educación más allá de la escuela secundaria y obtener un título universitario produce un incremento en los ingresos de un millón de dólares a lo largo de sus vidas.

La brecha en el ingreso entre aquellos que abandonan la secundaria y aquellos con título universitario o posgraduado alcanza los 2 millones 700 mil dólares. Pero además de la riqueza personal, el estudio universitario se traduce también en una mayor libertad personal. Significa contar con más opciones en tu carrera, tu familia, tu futuro y tu vida entera.

El trabajo de esta comisión --la razón por la cual les pedí a todos ustedes el servir a Texas de esta manera--es encontrar medios para hacer las universidades más accesibles y posibles de pagar para más tejanos, incrementando a la vez la excelencia académica de nuestras universidades. Y para asegurar que nuestra educación superior está preparando a nuestra fuerza laboral para los trabajos del futuro.

Quiero también hacer algunas recomendaciones antes de que empiecen a trabajar:

Primero, trabajen con la Junta Coordinadora de Educación Superior, los sistemas de colegios y universidades, agencias estatales y el sector privado, y vean lo que ellos logran por sí solos. Después de eso, trabajen con los senadores hoy presentes y con mi oficina para recomendar cambios que requieren acción legislativa, reconociendo que puede llevar cuatro o seis o diez años el llegar a donde necesitamos en educación superior.

Pero sí necesitamos empezar a trabajar hoy de una manera visionaria, para convertir un buen sistema de educación en uno todavía mejor.

Una de las maneras más seguras de llevar este proceso a un paro abrupto es sacarle a un sistema para darle al otro, o favorecer un sistema o establecimiento particular. Recuerden que intereses localistas pueden destruir nuestra meta de mejorar la educación superior en todo el estado.

También les aconsejo no oponer la educación contra otras importantes funciones estatales como salud y servicios humanos o necesidades en justicia criminal.

La educación es la mayor prioridad de nuestro estado, pero sin calles seguras y familias sanas Texas no puede triunfar.

Necesitamos encontrar formas de estirar esos dólares, haciéndolos rendir más y mejor.

La economía de Texas es fuerte, pero es muy temprano para saber cuál será nuestra capacidad presupuestaria en enero del 2001. No piensen solamente en dinero para mejorar la situación de nuestros colegios y universidades.

Pueden cambiar la manera en que se imparte la educación. Las computadoras y el acceso al Internet pueden complementar el edificio tradicional.

Una madre soltera en Edinburg, por ejemplo, puede ahora usar una computadora en una biblioteca pública, una academia o en la casa y tener acceso a las mejores universidades, museos y bibliotecas del mundo.

La tecnología puede en corto plazo tener más importancia que la geografía cuando hablamos del acceso al conocimiento y la educación. La tecnología también crea nuevas demandas en el desarrollo de la fuerza laboral. Sin una fuerza laboral entrenada, educada y preparada, Texas no puede mantener el nivel de creación de empleos que hemos visto en años recientes.

La educación superior --especialmente la de colegios comunitarios y técnicos--puede marcar la diferencia entre el éxito empresarial y comercial y una economía estancada. Esos sistemas deben adecuarse a las necesidades de nuestros ciudadanos --ofreciendo cursos en la noche, fines de semana y vía el Internet.

Esa educación debe ser diseñada también para cubrir las necesidades del lugar de trabajo. Nuestras universidades deben ser lo suficientemente flexibles para trabajar con empleadores y entrenar trabajadores en áreas en demanda, tan rápido como se necesite.

Muy pocos adultos pueden dejar de trabajar para continuar su educación. Pero a la vez, esos mismos adultos no pueden permitirse el dejar que sus conocimientos se vuelvan obsoletos. Los colegios técnicos y comunitarios están en la posición adecuada para ofrecer a nuestros ciudadanos una vida de oportunidades educativas y la posibilidad de realizar sus sueños de un futuro mejor.

Deben haber leído en los periódicos este fin de semana que la inscripción de minorías en nuestras universidades y colegios comunitarios públicos es ahora más alta que nunca.

Esta tendencia debe continuar. La diversidad es ventajosa. Un sistema de educación eficaz e inclusivo acentúa esa ventaja para beneficio de todos los tejanos.

Sr. Presidente y miembros, espero los resultados de su trabajo con gran esperanza.

Los aliento a que viajen por nuestro estado y escuchen a estudiantes, padres y maestros locales. Examinen qué están haciendo otros estados así podremos aprender de sus éxitos y fracasos. Hablen con la comunidad de empresarios y negociantes que emplean a nuestros graduados universitarios para determinar qué podemos hacer para ayudarlos a crecer, expandirse y crear empleos aquí en Texas.

Gracias otra vez. Es para mí un gran honor el que hayan aceptado servir y ayudar a fortalecer la fundación de este gran estado: nuestro sistema educativo.

Nada de lo que hagamos será más importante en el futuro a largo plazo de Texas.

Gracias.

arriba